GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)
La Audiencia Provincial ha condenado a un hombre de 43 años, de iniciales B.L.R, vecino de Benalúa de Guadix (Granada), a la pena de tres años de cárcel por abusar sexualmente de forma continuada de su hija menor desde que ésta contaba con siete años.
Según la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, el procesado, casado y trabajador del campo, es considerado autor de un delito de abuso sexual continuado, por lo que deberá indemnizar además con 18.000 euros a su hija, a la que no podrá acercarse a menos de 500 metros durante cinco años.
El Tribunal, compuesto por tres magistrados, considera probado que el enjuiciado, “guiado por el ánimo de satisfacer sus deseos libidinosos”, y aprovechando las ocasiones de intimidad y cercanía que le proporcionaba su relación de paternidad, hizo a su hija objeto, desde que tenía siete años, de varios tocamientos sexuales.
El padre de la menor, según consta en la resolución, se aprovechaba de tal circunstancia para la realización de los hechos, que se cometían en el propio hogar de la menor o en los desplazamientos a Guadix cuando acompañaba a su hija.
La menor, ante tal situación, abandonó el domicilio familiar y se fue a vivir con sus abuelos en noviembre de 2004. Tales episodios provocaron en ella una sintomatología postraumática ansioso-depresiva, baja autoestima y sentimientos de estigmatización, desconfianza en los adultos y grupos de iguales y retraimiento social que motivaron una intervención terapéutica.
El Ministerio Fiscal calificó en sus conclusiones definitivas los hechos como constitutivos de un delito de agresión sexual, por lo que pedía para el procesado 14 años y 6 meses de prisión y la prohibición de acercarse a la menor a menos de 500 metros en 17 años. Sin embargo, la Sala considera que no ha quedado acreditada de forma fehaciente la violencia e intimidación exigida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here