Los mejillones cultivados en sistema «Smartlines» tienen mejor aceptación por que no sufren «fatiga por estrés»
MOTRIL (GRANADA), 31 (EUROPA PRESS)
La Cofradía de Pescadores de Motril (Granada) impulsa un proyecto novedoso de cultivo de mejillones, por el que, según sus previsiones, se conseguirá una producción anual de siete millones de kilos del molusco, que generará miles de puestos de trabajo en la transformación conservera de la costa tropical.
El técnico de la Concejalía de Pesca del Ayuntamiento de Motril Antonio Sáez afirmó a Europa Press que la Junta de Andalucía va a otorgar las cinco parcelas disponibles en el litoral granadino «al proyecto que impulsa la cofradía y cuatro empresas relacionadas con los pescadores».
Las cinco parcelas para el cultivo de mejillones ocuparán una extensión de 140 hectáreas del litoral granadino y las mejilloneras se instalarán frente a Cerro Gordo y la Punta de la Mona, en Almuñécar y frente a Castell de Ferro.
Sáez sostuvo que la inversión necesaria para la explotación inicial de las parcelas sería 470.000 euros por espacio y los tres primeros años, con un periodo de explotación concedido de tres décadas.
El técnico aseguró que el éxito del proyecto reside en que las cinco plazas de cultivo de mejillón trabajarán juntas, por lo que «no se crean competencias entre ellas» y además la producción de las cinco en conjunto permitirá ofrecer al mercado una cantidad considerable para hacer frente a la demanda de grandes distribuidores.
Los pescadores motrileños esperan ahora la resolución de los expedientes por parte de la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía, que podría demorarse hasta un año. Mientras, la Cofradía de Pescadores y la Concejalía de Pesca de Motril están buscando el sistema de producción más rentable.
SISTEMA EN MAR DEL NORTE Y FIORDOS NORUEGOS.
Así, los propietarios de una patente de cultivo de mejillón, el sistema «Smartlines», han visitado recientemente la costa tropical para estudiar las características de los emplazamientos de las cinco parcelas. «Nuestro sistema se adapta a cualquier lugar, estamos presentes en el Mar del Norte, en los fiordos noruegos y ahora vemos muchas posibilidades en el Mediterráneo», declaró a Europa Press uno de los técnicos de la empresa noruega Smartfarm.
El sistema «Smartlines» consiste en la instalación de tubos de los que penden redes de dos metros de profundidad en las que se crían los mejillones. Al tratarse de un tubo en lugar de las tradicionales bateas gallegas, el impacto visual es menor y la seguridad para los trabajadores también, ya que el mantenimiento y la recolección se realizan con maquinaria específica. El sistema patentado se aplica en Irlanda, Alemania, Holanda y Noruega, donde surgió.
Los mejillones cultivados en este sistema de origen noruego tienen mejor aceptación en el mercado debido a que siempre están sumergidos por lo que no sufren «fatiga por estrés», los tradicionales escalones que presentan en la concha. Los moluscos que se crían en bateas tienen que sacarse del mar para limpiar los ejemplares que no van a servir en el mercado, algo que afecta al mejillón, y que se evita con el sistema noruego que se instalará en la costa granadina.
Por su parte, la concejal de Pesca del Ayuntamiento de Motril, Teresa Morales (PP), apostó por la «diversificación del sector pesquero» para crear nuevas soluciones que tengan interés en el mercado, ya que el precio al que se paga el kilo de mejillón ronda los 80 céntimos de euro, mientras que otras capturas no llegan a los 20 céntimos.
Asimismo apostó por la explotación turística de las producciones de mejillones, ya que la parcela de Cerro Gordo y las dos de la Punta de la Mona están situadas en un paraje natural «por lo que es una vía más de generación de empleo y riqueza».
Morales también trabaja en la búsqueda de financiación para un proyecto de la Cofradía de Pescadores de Motril, la «Acción Piloto de Pesca Experimental de la Gamba Roja en el litoral granadino». Los técnicos del área municipal de pesca trabajan con los armadores interesados «para buscar nuevas salidas económicas y laborales en el sector pesquero motrileño».
Así, según informó su titular, la Concejalía de Pesca de Motril firmará en enero los acuerdos financieros «para que el día 1 de mayo de 2008 se acometa el proyecto».
La campaña de pesca experimental en la fonela, fondos de entre 400 y 800 metros, se desarrollará durante cien días por cuatro barcos de Motril, y tendrá un coste total de 1,4 millones de euros, subvencionados en un 80 por por ciento por fondos europeos y del Gobierno central.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí