Antonio Escámez ha pedido responsabilidad a los padres a la hora de hacer sus compras de regalos para los más pequeños, estando muy atentos al etiquetado de los juguetes
Antonio Escámez, teniente de alcalde de Medio Ambiente, Salud y Consumo y Deportes ha anunciado que se ha puesto en marcha la Campaña de inspección informativa sobre la veracidad de marcado CE en los juguetes que lleva a cabo la concejalía de Salud y Consumo. El responsable municipal ha explicado que «este símbolo garantiza que están probados y cumplen las normas de seguridad y que contienen las instrucciones de uso, como mínimo en español». El edil ha recordado que con la llegada de las fechas navideñas en las que la venta de juguetes se incrementa, «tenemos que hacer más hincapié en el control de la seguridad de estos artículos que van dirigidos a los más pequeños». Por ello ha pedido a todos los adultos que «tenemos que ser conscientes de qué marcaje deben llevar para saber que cumplen con todas las normativas y así estar tranquilos».A la hora de comprar juguetes para niños de entre 0 a 3 años hay que tener en cuenta algunos consejos como tener cuidado que no contengan piezas pequeñas; que no tengan partes peligrosas que puedan desprenderse; que no tengan cintas, elásticos, cuerdas o cadenas que puedan enredarse al cuello; evitar los fabricados con plástico delgado y quebradizo; y observar que la pintura del juguete no destiña, porque podría ser ingerida.En cuanto a los dirigidos a mayores de tres años, también hay que tener algunas consideraciones en cuenta, como evitar los que contengan filos o puntas, o que si son electrónicos, no deben contener elementos que produzcan calor. Si son a pilas, éstas deben estar en un difícil acceso; y si se enchufan a la corriente eléctrica, no debe ser directamente, sino a través de un transformador. En todos los casos, hay que comprobar que el etiquetado indique claramente que no son tóxicos.Un caso aparte son las minimotos que están muy de moda. En este sentido, las que son un juguete pueden ser usadas por menores de 14 años, tienen motor eléctrico, pero no pueden usarse en la vía pública, aceras ni zonas peatonales. Sin embargo, con lo que más cuidado hay que tener en el caso de comprarlas es con las que no son un juguete, que pueden funcionar con motor eléctrico o de combustión y que sólo pueden usarse en actividades de ocio y por personas adultas. De este modo, este tipo de producto no podrá venderse en jugueterías ni en secciones de juguetes de ningún establecimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí