GRANADA, 10 (EUROPA PRESS)
Un juzgado de Motril ha condenado a dos años de prisión a Mercedes B.G., quien, entre diciembre de 2004 y enero de 2005 y junto a su ex compañero sentimental, Juan Carlos C.C., intentó vender a su hijo, que ahora tiene año y medio. Por su parte, la madre «adoptiva» del bebé, Juana F.C., ha sido condenada a un año y medio de cárcel, y su marido, Rafael A.S., a un año.
Fuentes judiciales informaron a Europa Press de que ahora será la Junta de Andalucía la encargada de la tutela del menor, y de que se abran los expedientes para el acogimiento familiar, ya que ambas parejas han sido también penalizadas con cuatro años de pérdida de la patria potestad y tutela del bebé.
Según el juez, los delitos cometidos por los padres biológicos, Mercedes B.G. y Juan Carlos C.C., son de delito contra las relaciones familiares, mientras que a los padres adoptivos se les acusa de incurrir en delitos contra las relaciones familiares y falsedad.
Al juicio, cuya sentencia es firme y que se celebró el día 1 de diciembre, acudieron todos los médicos que asistieron el parto de Mercedes y todos los administrativos que tuvieron relación con el caso. Según las fuentes consultadas por Europa Press, dado que no tienen antecedentes penales, ninguno de los condenados entrará en prisión.
RELATO DE LOS HECHOS
Los hechos ocurrieron hace un año cuando Rafael A.S. y Juana F.C., ante la imposibilidad de ser padres por problemas de infertilidad, se pusieron en contacto con Juan Carlos C.C. y Mercedes B.G., que se encontraba embarazada, para quedarse con el bebé que ésta esperaba.
Debido a la «inestable» situación, tanto económica como personal, que atravesaba la acusada, ésta aceptó la propuesta «a cambio de la ayuda económica y de acogimiento que los padres adoptivos le ofrecían. Así, todos los gastos derivados del embarazo, parto y posparto los sufragaría la pareja».
La vigilancia del embarazo se siguió en la misma clínica privada de Almería en la que Rafael y Juana estaban tratando su infertilidad, mientras que ésta última fingía en su entorno más cercano estar embarazada.
El parto se produjo el 14 de mayo de 2005 y Mercedes fue desplazada hasta el Hospital Clínico San Cecilio de Granada, donde se registró bajo el nombre de Juana y como esposa de Rafael, el padre «adoptivo». Más tarde se registró al pequeño como hijo de la pareja que no podía tenerlos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here