GRANADA, 7 (EUROPA PRESS)
La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial como imputada a una joven granadina de 18 años que presentó una falsa denuncia por secuestro y retención ilegal por dos hombres durante hora y media, y reconoció después que todo había sido mentira y que lo que pretendía era llamar la atención.
Según informó el Instituto Armado en un comunicado remitido hoy a Europa Press, la joven denunció el pasado día 28 de noviembre en el cuartel de la Guardia Civil de Maracena (Granada) que sobre las 8.40 horas, cuando se dirigía hacia el instituto en el barrio de Cartuja de Granada, dos hombres la asaltaron y la obligaron a montarse en un coche grande de color negro y le vendaron los ojos.
Según dijo, la retuvieron unos 90 minutos y pasado ese tiempo les oyó decir que se habían equivocado de persona y la abandonaron en las afueras de la localidad de Peligros, sustrayéndole, no obstante, su mochila con los libros.
La joven, efectivamente, apareció en Peligros y se dirigió hacia una obra para pedirles a los albañiles que llamaran a la Guardia Civil porque acababan de liberarla después de que dos hombres la hubieran retenido de forma ilegal esa mañana.
La Guardia Civil movilizó de forma inmediata a todas las patrullas cercanas, a la vez que montaba un dispositivo de cerco con la intención de localizar el coche negro en el que presuntamente había sido retenida.
Tras atender a la joven y comprobar que no presentaba ni lesión, ni signo de violencia alguno, y después de ofrecerle la posibilidad de trasladarla a un centro médico, una patrulla de la Guardia Civil acompañó a la joven hasta el cuartel de la Guardia Civil de Maracena, en donde presentó denuncia.
El equipo de Policía Judicial se entrevistó con algunos testigos en Peligros, quienes manifestaron que la joven llegó hasta allí en un coche negro, pero que lo hizo voluntariamente y que cuando fue a pedir ayuda estaba «extrañamente tranquila» y no como se cabía esperar de una persona a la que han secuestrado.
Por todo ello los agentes citaron a la joven denunciante el pasado 5 de diciembre para interrogarla otra vez y que respondiera acerca de las contradicciones de su denuncia. La joven acabó derrumbándose y confesó que todo era mentira y que lo único que quería era llamar la atención.
Se le imputa un presunto delito de simulación de delito por lo que ha sido puesta a disposición del juzgado de guardia de Granada.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here