GRANADA, 5 (EUROPA PRESS)
El juez de Instrucción número 9 de Granada ha dictado un auto en el que acuerda el sobreseimiento provisional y archivo de la causa de «asustaviejas» del Zaidín, tal y como solicitó el fiscal, porque no se puede deducir la existencia de una «orquestación conjunta» entre los acusados para que «contra su voluntad abandonasen las viviendas» los vecinos de renta antigua.
En el auto, al que tuvo acceso hoy Europa Press, el juez manifiesta que de lo actuado «no aparece debidamente justificada la perpetración del injusto de acoso inmobiliario objeto de las diligencias de investigación».
Según el juez, aunque la propietaria es «conocedora» del deficiente estado de conservación del edificio, ninguno de los inquilinos de renta antigua que han declarado ha manifestado que «fuera de las quejas verbales» vertidas normalmente al pagar la renta «hay entablado acciones para exigir a la arrendador obras de conservación».
Del mismo modo, explica el auto, ha existido un «enfrentamiento directo» con los súbditos del Este «indiciariamente responsables de la suciedad, distorsiones y estado de abandono del inmueble».
Tampoco releva el supuesto acoso inmobiliario la «aparente desafortunada elección de alguno de sus arrendatarios», consta en el auto, ya que de pretender tal fin, que se desaloje el edificio, una vez que la propietaria recupera las viviendas «resulta absurdo que vuelva a alquilarlas a nuevos inquilinos».
Pese a todo, queda indiciariamente acreditado que los ciudadanos rumanos, algunos de ellos detenidos, son el «origen» de la extrema suciedad, ruidos y lamentable estado de conservación de las dependencias comunes del inmueble, dado el «ingente número de personas que pernoctan y disfrutan de los pisos».
Una operación policial se saldó en septiembre con varias detenciones ante la supuesta existencia de una trama de «asustaviejas» en el barrio granadino del Zaidín por un presunto delito de acoso inmobiliario y contra la especulación.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here