GRANADA, 04 (EUROPA PRESS)
La defensa del arzobispo de Granada va a presentar mañana un recurso de apelación al auto emitido por el el titular del juzgado de Instrucción número 1 de Granada para proseguir las actuaciones contra el arzobispo, Francisco Javier Martínez, por considerar que hay «indicios» de los delitos de calumnias, injurias, acoso moral y coacciones de los que se le acusa por parte del sacerdote F.J.M.M.
Según explicaron a Europa Press fuentes del caso, de este modo la defensa del prelado agota los cinco días de los que dispone para recurrir la decisión judicial dictada el pasado 28 de noviembre, por el que transformó las diligencias previas incoadas en procedimiento abreviado, a raíz de lo cual las partes contaban con diez días para formular la acusación, lo que podrá demorarse unos días por los últimos pasos.
En cualquier caso, previsiblemente será sólo la acusación que ejerce el sacerdote F.J.M.M., que era canónigo y archivero de la Catedral, el que acuse ya que el fiscal pidió el archivo de las actuaciones que se siguen contra el arzobispo el pasado mes de junio.
Tras tomar declaración el juez al querellado, al querellante y los testigos propuestos se ha dictado el auto de procedimiento abreviado que en caso de existir acusación, como parece previsible, derivará en la apertura de juicio oral contra el arzobispo, un hecho que «sentaría precedentes» por tratarse de la primera vez que un arzobispo sea juzgado por un tribunal ordinario, según las fuentes.
La toma de declaraciones tanto al sacerdote como a los testigos se produjo después de que el juez dispusiera en un auto, a principios del pasado mes de septiembre, «no haber lugar en el estado de la presente instrucción a acordar el sobreseimiento del caso –no se sabe si definitivo o provisional– que, en su día, interesó el ministerio fiscal» al estimar que el arzobispo «no podía ser considerado autor» de los presuntos delitos que se le imputan: calumnias, injurias, acoso moral y coacciones.
En el escrito, el ministerio público destacó que tras la declaración del arzobispo ante el juez el 5 de junio «se desprende claramente su falta de ánimo de atentar contra el honor del querellante y su falta de intención de imputarle la comisión de ilícitos penales».
Por su parte, el juez instructor fundamentó su decisión de seguir con la causa en que «a estas alturas de la instrucción no se puede tomar una decisión sobre el destino procesal de la misma», ya que quedan, según consta en el auto, «importantes y significativas diligencias a practicar».
Entre ellas, citó el titular de Instrucción 1 de Granada «la versión del propio querellante» de los hechos, así como la de los testigos propuestos por éste, tras lo que ha decidido seguir adelante con el procedimiento al considerar que existen «indicios» de delito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí