GRANADA, 30 (EUROPA PRESS)
La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha solicitado la pena de cinco años y diez meses de prisión para el propietario de «Mármoles Artesanos Casanova S.L.», J.C.V., y su socio, J.M.C.G., padre e hijo respectivamente, por el accidente laboral que sufrió en mayo de 2005 en Loja (Granada) un obrero boliviano, sin contrato en la empresa, que intentaron ocultar al decir que no conocían al trabajador y que se lo encontraron «herido en una cuneta».
En el escrito de acusación, al que tuvo acceso hoy Europa Press, el fiscal acusa a ambos de un delito contra los derechos de los trabajadores del artículo 316 del Código Penal, otro del artículo 312.2 del Código Penal, un delito de lesiones imprudentes y otro de obstrucción a la justicia. El fiscal pide también que paguen una multa de 5.400 euros e indemnicen a la víctima en 15.500 euros.
Además de los responsables de la empresa, el asesor de ésta, también acusado de un delito de obstrucción a la justicia, J.G.A., amenazaron tanto a la mujer del trabajador herido –los dos primeros– y al hermano de éste con «echarlo» del país, al tiempo que les propusieron diversos «acuerdos» con la intención de que «no denunciaran el accidente» ocurrido en la empresa.
Los hechos tuvieron lugar a las 11.00 del 13 de mayo de 2005, cuando el trabajador boliviano se encontraba junto a un compatriota ordenando y clasificando, con el auxilio de una grúa, tableros de mármol de distinto color y tamaño en una nave industrial de la empresa citada, ubicada en la calle Los Naranjos de Loja, dedicada a la fabricación de lápidas y otras piezas de mármol.
Así, entre las piezas que tenían que clasificar había 15 ó 20 que estaban apoyadas en un plano inclinado sobre un caballete metálico de 3 X 1,6 metros de lado y dos centímetros de grosor, que tenía que soportar el peso de las piezas, que por unidad era de 63 kilogramos aproximadamente.
En un momento determinado del traslado y cuando quedaban sólo dos o tres por apilar, el caballete «se rompió por falta de equilibrio y contrapeso» y cayeron las piezas de mármol sobre el trabajador que sufrió lesiones consistentes en una fractura abierta de cúbito y radio derechos, esguince en la rodilla derecha, pancreatitis aguda y traumatismo torácico abdominal.
Por las lesiones precisó una asistencia facultativa y tratamiento quirúrgico y tardó en curar 270 días, quedándole además secuelas en el brazo y perjuicio estético.
«FALTA DE PREVENCIÓN»
Según el relato fiscal, la empresa no había realizado actividad alguna para la prevención de los riesgos laborales a los que estaban expuestos los trabajadores, ni del procedimiento a seguir para apilar y retirar las piezas, así como tampoco para el caballete.
El trabajador accidentado carecía además de permiso de residencia y no tenía contrato de trabajo ni estaba dado de alta, según el ministerio público, que considera que los acusados «abusaron de la situación de necesidad del trabajador», que no estaba tampoco dado de alta en la Seguridad Social.
El acusado J.M.C.G. manifestó ante la Guardia Civil y también en el Juzgado de Instrucción con «intención de ocultar el accidente» que se había encontrado al trabajador, «al que era la primera vez que veía», herido en una cuneta entre Loja y Huétor Tájar, por lo que lo trasladó con un vehículo al Centro de Salud de Loja.
El 14 de mayo reunió el mismo acusado a la mujer del herido en su domicilio y le ofreció «700 euros mensuales» hasta que su marido se recuperara, además de un trabajo como limpiadora, para que no declarara contra él. Asimismo, la amenazó con «echarlos del país».
El mismo día los dos acusados, padre e hijo, y el asesor de la empresa J.G.A., volvieron a proponer al hermano del trabajador accidentado un «acuerdo» e insistieron en que de lo contrario podría ser expulsado del país, a través de la declaración de testigos, si bien finalmente no pudieron impedir la denuncia.
La Fiscalía solicitó en julio de 2005 la regularización del boliviano herido y que se le facilitara la integración social tanto a él como a su mujer y al compañero, también sin permiso de trabajo, por el abuso de su situación y al ser víctima de los delitos mencionados.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here