GRANADA, 6 (EUROPA PRESS)
El hombre acusado de matar a su cuñado y herir a su sobrino, A.F.F., tras amenazarlo por unos «problemas» que existían entre él y su padre relacionados con una herencia, afirmó hoy ante el tribunal de la Sección Primera de la Audiencia provincial de Granada no recordar lo sucedido, a la vez que negó haber agredido y amenazado a su sobrino.
A.F.F., acusado de asesinato con alevosía, tentativa de homicidio, detención ilegal y amenazas, relató sin embargo todos los hechos ocurridos en Granada la tarde del 21 de abril de 2005 cuando él accedió al taller, propiedad de su cuñado, que en esa fecha abrió su sobrino y le pidió, después de esperar unos minutos a ver si llegaba, que llamara a su padre porque tenía que hablar con él y porque «se sentía engañado».
Cuando el hijo del ahora fallecido, que era entonces menor de edad, llamó a su padre, el acusado habló por teléfono con él mientras amenazaba al propietario del taller y al hijo con un «cuchillo de cocina» en la mano, según declaró su sobrino, hecho que él negó en reiteradas ocasiones.
Al intentar huir, su sobrino se hirió con el cuchillo que, siempre según él, esgrimía el acusado, si bien en un segundo intento logró escapar tras lo que corrió en busca de ayuda y volvió a las inmediaciones del taller, aunque ya habían ocurrido los hechos.
Según la versión que ofreció el imputado, en ningún momento llevaba un cuchillo, aunque sí una navaja, que no sacó en el taller del fallecido y con la que, según sostuvo, no amenazó a su sobrino, al que conocía de haberlo visto sólo en dos o tres ocasiones.
Cuando logró huir, cogió el ciclomotor del menor y fue «arrastrado» por la furgoneta de su cuñado, que ya había llegado al lugar de los hechos. Según una testigo presencial, el vehículo no persiguió a la motocicleta, aunque el acusado insistió en que fue por los golpes que le dio ésta por lo que llegó hasta la mitad de un puente, donde, según la testigo, resbaló el conductor del ciclomotor.
Tras ver a su cuñado dirigirse hacia él corriendo y profiriendo insultos, «pensé que me iba a matar», explicó A.F.F., que destacó el hecho de que el ahora fallecido llevara una «barra de hierro» en la mano, último recuerdo que tiene de los hechos, ya que «no sé si me golpeó, ni cómo se produjo el incidente –por el que falleció su cuñado–, ni cuándo se fue».
«SE LO MERECÍA»
Preguntado por la acusación particular sobre la declaración previa que realizó ante el juzgado, en la que dijo que su cuñado «se merecía –lo ocurrido–«, dijo no saberlo, así como tampoco recordaba haber dicho a forenses que lo interrogaron, previo al acto de juicio oral, que «estaba mal lo que había hecho pero que si volviera a pasar lo repetiría».
El sobrino, hijo del fallecido, aseguró que «no creía que lo fuera a matar», para mí «era imposible», por lo que justificó no haberle comunicado a su padre cuando habló con él que su tío llevaba un cuchillo. Una vez hubo destrozado su tío parte del mobiliario de la oficina, haberlo retenido y amenazado, el chico intentó avisar a su padre para que no fuera al taller, aunque no logró llegar a tiempo.
Según la calificación fiscal, cuando lo alcanzó, el acusado, de «forma súbita e inesperada» y sin que «mediara provocación» por parte de su cuñado le asestó varias puñaladas que le ocasionaron la muerte, tras afectarle el pulmón y el corazón, pese a que un vecino, médico de profesión, acudió en su auxilio mientras llegaban los facultativos de Cruz Roja y del 061.
El juicio contra el acusado de un delito de asesinato con alevosía, otro de homicidio en grado de tentativa, detención ilegal y amenazas condicionales, para el que fiscal pide 33 años de prisión, comenzó esta mañana en la Audiencia y continuará el próximo miércoles, después de que fuera suspendido el pasado mes de septiembre por falta de una prueba psiquiátrica forense.
Para A.F.F., el ministerio público solicita además de la prisión que indemnice a la viuda y sus tres hijos en 200.000 euros a cada uno, igual que al sobrino, con 202.000 euros. Según el escrito de acusación al que tuvo acceso Europa Press, la Fiscalía pide también la prohibición de que A.F.F. se acerque a su sobrino o se comunique con él por periodo de 30 años.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here