GRANADA, 5 (EUROPA PRESS)
La Audiencia provincial de Granada tiene previsto juzgar mañana a un hombre, A.F.F., acusado de matar a su cuñado y herir a su sobrino, para el que la Fiscalía pide 33 años de prisión, después de que el juicio se suspendiera el pasado mes de septiembre por la falta de una prueba psiquiátrica forense, que solicitó la defensa del procesado.
Según informaron fuentes judiciales a Europa Press, el tribunal acordó suspender hasta mañana la celebración de la vista, pese a contar la petición de la prueba pericial por parte del abogado defensor con la oposición de la acusación particular y el fiscal.
A.F.F. está acusado de un delito de asesinato con alevosía, otro de homicidio en grado de tentativa, detención ilegal y amenazas condicionales, por asesinar a su cuñado y amenazar y retener previamente a un sobrino, en el taller del ahora fallecido.
Para él, el ministerio público solicita que indemnice a la viuda y sus tres hijos en 200.000 euros a cada uno, igual que al sobrino, con 202.000 euros. Según el escrito de acusación al que tuvo acceso Europa Press, la Fiscalía pide también la prohibición de que A.F.F. se acerque a su sobrino o se comunique con él por periodo de 30 años.
Los hechos ocurrieron en la tarde del 21 de abril de 2005, cuando el acusado acudió al taller de su cuñado, situado en la calle Cáler de Granada, y encontró en el interior a su sobrino, al que supuestamente amenazó con un cuchillo y le obligó a que llamara a su padre para que éste acudiera al taller rápido.
Las relaciones entre ambos eran «nulas», según el relato fiscal, que indica que el procesado había conocido días antes al sobrino, menor de edad, que se encontraba en el taller cuando él accedió. Pese a sus intentos de huida, A.F.F. logró alcanzar y retener al chico al que «encerró en la oficina» y posteriormente «con ánimo de matar» le lanzó varias cuchilladas que logró esquivar. Finalmente, el joven logró huir y pedir auxilio.
Mientras esto ocurría, llegó el propietario del taller que vio huir en un ciclomotor a su cuñado al que persiguió en una furgoneta hasta que éste se adentró en un puente de hierro próximo al taller por el cual no podía pasar la furgoneta. El procesado se cayó del ciclomotor hacia la mitad del puente y corrió con el cuchillo en la mano hacia su cuñado.
Siempre según la calificación fiscal, cuando lo alcanzó, el acusado, de «forma súbita e inesperada» y sin que «mediara provocación» por parte de J.C.L.L. le asestó varias puñaladas que le ocasionaron la muerte, tras afectarle el pulmón y el corazón, pese a que un vecino, médico de profesión, acudió en su auxilio mientras llegaban los facultativos de Cruz Roja y del 061.
(EUROPA PRESS)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here