GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)
La reunión celebrada hoy entre el comité de huelga y la empresa Rober para «acercar posturas» en el conflicto abierto fracasó tras reconocer la dirección de los autobuses urbanos que el trabajador expedientado «no puede quedar sin sanción», por lo que continúan los paros previstos.
Según informó el comité de huelga en un comunicado remitido a Europa Press, la empresa «no reconoce» que el expediente se deba a las condiciones laborales y al sistema de trabajo que impone la dirección, que califica el funcionamiento de «estupendo» y no reconoce los problemas de horario.
En un momento de la reunión la empresa «se levantó alegando que el presidente del comité, Ángel Aliaga, no escuchaba lo que se le decía, que no es otra cosa que el sistema va a seguir igual porque está funcionando y que la sanción no se va a retirar».
La empresa ofreció un «poco de cuartelillo», según el comité, al decir que se podría crear un organismo no sindical compuesto por trabajadores para la buena comunicación entre conductores y empresa, algo «realmente positivo» para los trabajadores pero «insuficiente» para arreglar todos los problemas.
En su opinión, la empresa «se ha visto fortalecida» con la decisión de los representantes de UGT de desvincularse de la huelga». De este modo, continúan los paros de tres horas previstos hasta el día 24 y las dos jornadas de huelga completas aún no fijadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí