MOTRIL (GRANADA), 31 (EUROPA PRESS)
El hombre que ha sido detenido tras atrincherarse ayer, provisto de un arma de fuego, en una vivienda del barrio de El Romeral del municipio granadino de Castell de Ferro, F.M.M., ha pasado a disposición judicial tras permanecer varias horas en dependencias de la Policía Nacional de Motril, según informaron a Europa Press fuentes policiales y judiciales.
El detenido, que el pasado día 17 disparó presuntamente contra la actual pareja de quien fuera su compañera sentimental, que se interpuso entre ambos y recibió el disparo, según la Policía, declarará en las próximas horas en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Motril, en funciones de guardia.
Agentes del Grupo Especial de la Policía (GEO) asaltaron la vivienda a las 6.15 horas, redujeron y arrestaron al sujeto después de que fracasaran las negociaciones mantenidas por varias personas, primero un hombre y luego una mujer, allegados a F.M.M., que intentaron mediar en el conflicto sin éxito.
La operación, que se saldó finalmente sin heridos, fue realizada por agentes especiales que tras lanzar varios disparos contra la puerta de la vivienda para romper la cerradura, derribar después la puerta y lanzar varios botes de humo lacrimógeno interceptaron al hombre en una habitación de la casa.
Todo ello ocurrió después de que F.M.M. se encerrara poco antes de las 15.00 horas de ayer en la vivienda al haber sido perseguido por las fuerzas de seguridad, a las que amenazó antes de atrincherarse con un arma de fuego.
El ahora detenido, considerado un delincuente “habitual y muy peligroso”, que se encontraba en busca y captura desde el pasado 17 de octubre por, entre otros motivos, un presunto delito de homicidio en grado de tentativa, realizó en el interior de la vivienda varios disparos, si bien no llegó a herir a ninguno de los agentes.
Entre todas las fases, el dispositivo contó con la participación de 30 policías entre especialistas y miembros de la Policía Nacional de diversas comisarías.
Tras ser detenido, F.M.M. fue trasladado al hospital de Santa Ana de Motril porque “casi con toda seguridad”, según indicaron las fuentes, “había estado consumiendo cantidad importante de sustancias estupefacientes” y, tras el reconocimiento, en el que se verificó el estado de salud, se trasladó a la Comisaría motrileña para pasar posteriormente a disposición judicial.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here