GRANADA, 28 (EUROPA PRESS)
Unas 50 personas se concentraron hoy en la Plaza del Carmen de Granada, convocados por la Asociación Vía Verde, para protestar por la situación del transporte público en la ciudad y apoyar a los trabajadores de la empresa Rober, que aprovecharon el acto para pedir al Ayuntamiento que «presione» a la compañía concesionaria de los autobuses urbanos porque el conflicto entre empresa y empleados «está afectando a los usuarios».
El presidente del comité de empresa de Rober, Ángel Aliada, afirmó a Europa Press que aunque la asistencia a la protesta de hoy «no ha sido muy numerosa para la magnitud del problema», continuarán con su calendario reivindicativo y mantendrán la jornada de huelga del lunes.
Así, reclamó al Consistorio granadino que se implique en el «problema» y busque «una solución a favor de los ciudadanos y de los trabajadores», ya que «tiene la obligación de velar para que se cumplan los derechos de los trabajadores de este servicio público».
En cuanto a sus reivindicaciones, exigió a la empresa concesionaria que retire la sanción que le impuso al delegado de prevención de riesgos laborales del comité de empresa, al que inicialmente suspendieron de empleo y sueldo durante 35 días por «supuestamente perder el tiempo reiteradamente en su jornada» retrasando el servicio.
En este sentido, Aliada consideró que Rober ha elegido a dicho empleado «porque éste era el encargado de denunciar en la Inspección de Trabajo a la empresa por las condiciones laborales que impone», con el objetivo final de advertir al resto de la plantilla.
Además, el presidente del comité de empresa aseveró que una vez que se retire dicha sanción, quieren negociar con la compañía el organigrama de funcionamiento del servicio, a fin de poner remedio a la «pésima situación del transporte público en Granada».
De igual modo, exigió que para la realización del nuevo servicio de rutas nocturnas se abra una negociación «porque dicho turno debe ser voluntario y remunerado de forma especial, como en el resto de Andalucía». También pidió mejoras para los trabajadores «sometidos a turnos ininterrumpidos de nueve horas diarias, sin que se pueda bajar de los vehículos ni para hacer las necesidades».
LA EMPRESA ESPERA ACERCAMIENTOS
Por su parte, el gerente de Rober, Guillermo Robles, recordó hoy, en declaraciones a Europa Press, que «la empresa ofreció rebajar la sanción al trabajador expedientado de 35 a 21 días». Por ello, se mostró confiado en que «sea posible un acercamiento de las posturas», si bien, reconoció que «aún no hay fecha para una próxima reunión entre ambas partes».
Preguntado sobre la denuncia interpuesta en la Fiscalía por CC.OO. contra la empresa por un presunto delito contra la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el derecho de los trabajadores, tras no alcanzar acuerdo sobre el expediente abierto al citado empleado por parte de la dirección, Robles contestó que aún desconoce el contenido de la denuncia, aunque «la Justicia tiene sus puertas abiertas a todo el mundo». En cualquier caso, añadió que «nos defenderemos y ya se verá quién tiene la razón».
La segunda jornada de huelga de los trabajadores de la Rober se desarrolló ayer entre las 06.00 y las 09.00 horas con normalidad, si bien, se registraron mínimas incidencias en la protesta, que tiene previsto continuar interrumpidamente hasta el 24 de noviembre si no se llega a un acuerdo. En concreto, el lunes habrá de nuevo huelga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí