GRANADA, 26 (EUROPA PRESS)
El secretario de Organización del PSOE de Granada, Juan Manuel Fernández, negó hoy que la dirección de su partido haya retirado su confianza al alcalde de Armilla, el socialista José Antonio Morales Cara, que anunció ayer que no optará a la reelección en las próximas elecciones municipales por no contar con el apoyo de la cúpula provincial del PSOE.
En declaraciones a los periodistas, Fernández aseguró que la decisión de Morales Cara, que calificó de «acertada», se debe al «proceso natural de renovación de listas del partido» ante los próximos comicios.
«Nosotros vamos tomando las decisiones que creemos que son las mejores para el partido y las vamos compartiendo con los compañeros para abordar las elecciones municipales en el mejor contexto. Y estamos trabajando en este sentido», afirmó.
De esta forma, reiteró que «en todos los procesos municipales el partido renueva sus listas» y en esta ocasión «se alcanzará el 30 por ciento de renovación de los candidatos», según anunció.
Las declaraciones del secretario de Organización del PSOE de Granada contrastan con las vertidas por el alcalde de Armilla que, en una entrevista concedida a Localia TV y recogida por Europa Press, aseguró que, aunque cuenta con el respaldo unánime del PSOE de Armilla y el deseo de su familia de que se presente a las elecciones municipales, la dirección provincial del PSOE le ha ordenado no hacerlo, una decisión que recriminó al afirmar que «no he tenido toda la ayuda que hubiera deseado».
Por ello, aseguró sentirse «la cabeza de turco de no sé qué», a la vez que valoró que él y su equipo de Gobierno han sido «moneda de cambio en Armilla de no sé qué pieza por pieza de este municipio con otro municipio».
El motivo que el regidor achacó a esta decisión de su partido es su enfrentamiento con la Junta de Andalucía por el proyecto de ampliación de la Feria de Muestras, si bien la renuncia de Morales viene precedida de la dimisión del concejal de Urbanismo de Armilla y vicepresidente de la Diputación de Granada, Gabriel Cañavate, tras la polémica sobre su patrimonio y la investigación abierta por la Fiscalía a raíz de una denuncia del PP por presuntas irregularidades en la tramitación del centro comercial Nevada, promovido por Tomás Olivo, imputado en la operación Malaya.
Al respecto, Morales defendió en todo momento la legalidad de la actuación municipal en la tramitación del centro, negando haber recibido u otorgado ningún trato de favor en esta operación y haberse lucrado.
Respecto a la posibilidad de que se presente bajo otras siglas, el primer edil de Armilla aseguró que no lo cree, ya que es «hombre de partido», según señaló.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here