GRANADA, 24 (EUROPA PRESS)
La delegada de Educación de la Junta de Andalucía en Granada, Carmen García Raya, condenó hoy la «inadmisible» e «indignante» agresión que una madre realizó ayer a una maestra de Infantil del colegio público de Educación Infantil y Primaria Arrayanes, en la zona norte de la capital granadina, a la que presuntamente abofeteó en presencia de su hijo de cinco años.
El incidente tuvo lugar a mediodía de ayer cuando la maestra comunicó a la madre del alumno que su hijo había agredido a otro niño de tres años en el patio, tras lo que la mujer supuestamente abofeteó a la docente a la que también, al parecer, amenazó de muerte acompañada de varios familiares que acudieron al centro al conocer lo sucedido.
Por estos hechos, que publica hoy el diario «Ideal», la delegada provincial de Educación reiteró el «total apoyo» a la comunidad educativa de la Delegación que ayer mismo se puso en contacto con la maestra, quien se ha entrevistado con los abogados de la Junta para el asesoramiento jurídico.
El colegio, que cuenta con 140 alumnos, tiene una media de escolares por clase de entre diez y 12 niños, integrados, según dijo García Raya, en diversos programas de acompañamiento, por lo que lo «normal» sería «pensar que no puede pasar una cosa así» en dicho centro.
Una madre que va a recoger a su hijo y recibe una información sobre éste que no le agrada es «indignante» que reaccione del modo en que lo hizo esta señora ayer, recalcó la delegada, tras lo que fue necesaria la presencia policial en el centro educativo.
Esta mañana agentes de la Policía Local y Autonómica custodiaron la entrada de los escolares al centro, lo que habitualmente desarrolla una «portera del barrio» que está «integrada» en el quehacer diario del colegio Arrayanes, precisó García Raya.
«UNA RAYA EN EL AGUA»
Pese a los lamentables hechos, la coordinadora de Anaquerando, Pilar Heras, subrayó que se trata de «una raya en el agua», ya que en el centro no se han registrado incidentes con anterioridad y pidió que «no se juzgue a todo el mundo por igual».
La coordinadora de la asociación, que atiende las necesidades del colectivo gitano, etnia de la presunta agresora, indicó que se va a reunir con la profesora para mediar, así como con la familia, cuando se le identifique, para «intentar evitar» que se repitan sucesos como éste.
Reconoció que en la zona existe «conflictividad» con algunas familias, aunque no por ello se producen incidentes como el ocurrido de forma diaria en el colegio, que desarrolla hoy su actividad docente normal, según comunicó un trabajador del mismo.
La Consejería va a poner en marcha este año además de la asistencia jurídica a los profesores, ya en curso, un teléfono gratuito de atención para apoyar psicológicamente a los docentes que se encuentren en situaciones similares.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here