GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)
La Audiencia Provincial de Granada ha condenado a dos años de prisión y a pagar una multa de 4.000 euros a un hombre de Santa Fe (Granada), J.E.V.S, que, debido a su fuerte adicción a la cocaína, vendía droga para financiarse el consumo propio en 2004.
Según la sentencia, a la que hoy tuvo acceso Europa Press, los hechos ocurrieron el 22 de mayo de 2004, cuando J.E.V.S, con antecedentes penales ya cancelados, fue interceptado en el barrio de la Chana de la capital granadina por la Policía Nacional tras un discreto seguimiento iniciado aquella noche tras recibir una llamada anónima alertando de que era portador de sustancias estupefacientes y se dedicaba a vender a terceros.
Tras la identificación del sujeto, los agentes le interceptaron, oculto bajo uno de los calcetines, un monedero conteniendo 305 euros en metálico, 19 pequeñas bolsas de cocaína y cinco “bellotas” de hachís.
Al ser detenido, J.E.V.S. confesó a los agentes que en un breve contacto que mantuvo antes en una gasolinera de Santa Fe, donde reside, con tres mujeres que se apearon de su vehículo y se introdujeron en el suyo, les había vendido un gramo de cocaína a cada una, y reconoció que, debido a su adicción a la cocaína, precisaba vender droga para asegurarse el consumo propio.
El fiscal destacó que, expresando su deseo de superar su adicción, y entendiendo que su detención le brindaba una oportunidad para replantearse su vida, reconoció a los agentes que en su domicilio tenía más cocaína y hachís y les ofreció acompañarles para incautarle la droga.
La droga incautada en su totalidad, con un valor aproximado de 6.000 euros, arrojó en su análisis el siguiente resultado: 1.241 gramos de hachís con un porcentaje de pureza del 23, 1 por ciento, 9,68 gramos de cocaína de una pureza del 86,78 por ciento, 35,38 gramos de cocaína con un grado de pureza del 71, 80 por ciento y 24,73 gramos de metadona.
La sentencia concluye que J.E.V.D padecía una importante adicción a la cocaína y a los opiáceos de al menos doce años de evolución de la que intentó deshabituarse en varias ocasiones con escaso éxito con anterioridad a estos hechos, adicción que le impulsaba a la venta de droga para financiarse el propio consumo.
Así, la Audiencia Provincial le condena a dos años de prisión como autor responsable de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas, concurriendo “la circunstancia atenuante de drogadicción” y “la atenuante analógica de confesión”, según señala el escrito.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here