GRANADA, 14 (EUROPA PRESS)
Los pediatras participantes en el XX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) que se celebra en Granada, consideraron hoy de «suma importancia» el hecho de que se recupere la figura del «equipo escolar sanitario» para poder prevenir las conductas violentas que puedan producirse en el ámbito educativo.
En un comunicado remitido a Europa Press, uno de los ponentes del citado congreso, el pediatra y coordinador del programa Salud y Escuela de la Generalitat de Catalunya, Josep Cornellá, defendió que los sanitarios «deben estar alerta sobre los temas de violencia adolescente, con el fin de establecer estrategias efectivas para la evaluación, intervención, derivaciones argumentadas y seguimiento de los adolescentes que se hallan en alto riesgo para la violencia».
Asimismo, se refirió a la violencia televisiva que, a su juicio, favorece las actitudes «antisociales» en los televidentes y señaló tres de las consecuencias más relevantes de la misma, a saber, el aprendizaje de conductas y actitudes agresivas, la insensibilidad ante la violencia ejercida sobre los demás y, en tercer lugar, el miedo a ser víctima de la violencia.
Según Cornellá, este aumento de la agresividad se manifiesta, por ejemplo, con los videojuegos y, sobre todo, durante el «juego libre inmediatamente sucesivo» al mismo, tras el que «hay estudios que han demostrado que los estudiantes universitarios mostraban una agresividad incrementada en las tareas de laboratorio después de jugar a videojuegos violentos», explicó.
Otra de las ponentes del congreso, la especialista en Medicina de la Adolescencia Inés Hidalgo destacó que el trastorno del comportamiento en el adolescente consiste «en un patrón persistente de conducta en el que se violan los derechos de los demás y las normas sociales apropiadas para la edad y que se produce en todos los ámbitos donde se mueve el joven, en casa, instituto, trabajo, con los amigos y de forma persistente».
También aseguró que actualmente los trastornos del comportamiento constituyen el problema «más frecuente de demanda de atención en los centros de salud mental de niños y adolescentes, y son también objeto de atención por parte de instituciones educativas, judiciales y sociales».
Por ello, para esta especialista, el pediatra de Atención Primaria «está en una situación especial para prevenir, detectar y contribuir a la orientación y el tratamiento de estos trastornos, por lo que es necesario desarrollar actividades que aborden los factores de riesgo, estimulando y potenciando los factores protectores actuando a nivel de la familia, escuela, comunidad y el propio individuo».
Por su parte, el director de la Unidad de Psiquiatría Infantil de la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra, César Soutullo, hizo en hincapié en que el trastorno de la conducta «es la forma más severa de trastornos del comportamiento y se da principalmente en la adolescencia en chicos que han tenido un trastorno negativista desafiante de pequeños».
Según Soutullo, uno de los riesgos más importantes de los trastornos de la conducta en cualquiera de sus manifestaciones es el abuso de alcohol y drogas. Así pues, «es fundamental prevenir y en su caso retrasar lo máximo posible el consumo de alcohol y drogas en niños y adolescentes», aseveró.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here