GRANADA, 13 (EUROPA PESS)
La Audiencia provincial de Granada ha condenado a seis meses de prisión a un hombre, E.F.M., por un delito de lesiones, después de que sacara el coche de su ex compañera de la carretera en una persecución, tras haberla «agredido» y robado, por lo que ha sido condenado a pagar una multa de 30 euros por una falta de hurto.
Según la sentencia a la que tuvo acceso hoy Europa Press, el acusado, que ha sido absuelto del delito de malos tratos habituales, homicidio en grado de tentativa y lesiones psíquicas, tendrá que indemnizar a la víctima en 4.350 euros por las lesiones causadas.
Los hechos ocurrieron el 16 de enero de 2004 al mediodía, cuando el acusado, natural de Iznalloz (Granada) y condenado penalmente por un delito de lesiones con la agravante de parentesco a dos años de prisión, se dirigió a su ex esposa M.I.H.H., que se encontraba en el centro médico de la misma localidad, donde la insultó e instó a hablar con él, tras lo que se marchó.
Posteriormente, M.I.H.H. tomó su vehículo percatándose minutos después de que el acusado circulaba detrás de ella y al adelantarla le pidió que se detuviera. Ella accedió a la petición y salió del turismo, tras lo que el procesado la golpeó con patadas en la cara y las piernas y la dejó desnuda de la parte posterior del cuerpo.
El ex marido se apoderó del bolso que ésta llevaba en el asiento delantero y a continuación M.I.H.H. se encerró en el vehículo para protegerse del acusado cerrando la llave de la puerta.
Por este motivo, el procesado cogió un palo y comenzó a golpear repetidas veces el coche de su ex mujer hasta que ésta consiguió ponerlo en marcha y huir hacia Darro, aunque el acusado la siguió. En esta situación, a la altura existente en las proximidades de Darro, el vehículo de la acusada, que era seguido por su ex, derrapó por causas no bien determinadas y se salió de la vía por el margen izquierdo dando varias vueltas de campana.
La mujer sufrió contusiones diversas en la cabeza, costado y extremidades inferiores, así como una contractura cervical, de las que curó en diez días.
Según el Tribunal, la absolución de la tentativa de homicidio se debe a que no queda acreditado, tras el juicio oral, que la intención del ex marido fuera «acabar con la vida de su ex mujer» cuando inició la segunda persecución, en lugar de que ésta se detuviera como la primera vez.
Asimismo, continúa la sentencia, los hechos tampoco pueden considerarse constitutivos de un delito de malos tratos habituales porque la presunta ofendida se negó a responder a las preguntas que sobre el particular le fueron formuladas «por no añadir más a lo que hay».
En sus conclusiones definitivas el fiscal solicitó la pena de nueve años y medio de cárcel.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here