GRANADA, 6 (EUROPA PRESS)
El alcalde de Armilla (Granada), José Antonio Morales Cara, aseguró hoy que “no va a dimitir” de su cargo al frente del Consistorio tras la dimisión del concejal de Urbanismo y vicepresidente de la Diputación, Gabriel Cañavate, el pasado martes, a la vez que reconoció que existen “posturas distintas” en el seno del PSOE pero “no crisis” interna.
En declaraciones a los periodistas, tras asistir a la firma de la Junta de Andalucía con el Ayuntamiento de la capital y los sistema de gestión de la zona para el convenio de colaboración del desarrollo del Consorcio Metropolitano del Agua, Morales Cara explicó que “no existe guerra” en el PSOE, aunque “yo no compartía con Gabriel Cañavate el hecho de la dimisión”, lo que no implica “en absoluto que haya crisis”, subrayó.
En su opinión, se está tratando “injustamente” al que fuera concejal de Urbanismo en Armilla, que dimitió de sus cargos por “lealtad” al partido y para “defenderse” y “no perjudicar” a las instituciones, según dijo el propio Cañavate, tras la polémica sobre su patrimonio, en una decisión que Morales Cara calificó de “valiente”.
De cara a las próximas elecciones, el actual alcalde de Armilla, respecto al cual el PP ha pedido en reiteradas ocasiones su dimisión por el “caso Nevada”, aseguró que “aún no ha tomado la decisión” que tiene que “reflexionar” y consensuar con su familia, además de con el partido.
“Me encuentro totalmente respaldado por mi agrupación local, el PSOE en Granada y los propios ciudadanos”, indicó el primer edil, que manifestó “tener ahora más ganas que nunca de terminar los compromisos adquiridos con los ciudadanos, que son quienes me han elegido y a los que me debo”.
Así, Morales Cara aseveró “lo que me pide el cuerpo es terminar la legislatura con más ahínco que nunca” porque creo que se está cometiendo una “injusticia” con Armilla y con un proyecto, el centro comercial Nevada, de “creación de riqueza” en la provincia.
Sobre la idoneidad de paralizar las obras, el alcalde de Armilla explicó que, a su juicio, “no hay motivo para ello” puesto que entiende que “no hay ningún tipo de ilegalidad” y lo que existe en estos momentos es un proceso contencioso-administrativo de la Junta de Andalucía con el Ayuntamiento en el que, como es habitual, se ha solicitado la paralización.
En cualquier caso,”es al juez al que corresponde tomar esas decisiones” porque ahora se está “hablando de hipótesis”, dijo en relación a las declaraciones realizadas por la consejera de Obras Públicas de la Junta de Andalucía, Concepción Gutiérrez, que el pasado miércoles se mostró partidaria de derruir las construcciones “ilegales”.
El alcalde de Armilla indicó, tajante, “ni por presiones de partidos, ni mediáticas, ni de nadie” voy a presentar la dimisión ya que, en democracia, son los ciudadanos los que “eligen a los alcaldes y también los quitan porque saben hablar”.
Así, aseguró que cumplirá su compromiso con el municipio de Armilla hasta mayo de 2007, aunque no avanzó si se presentará como candidato a la reelección o no, ya que “no he tenido tiempo de meditar tranquilamente y con sosiego” algo tan importante, concluyó.
Por su parte, la consejera de Medio Ambiente, Fuensanta Coves, explicó que el caso no puede “compararse” con el del Hotel Algarrobico porque no está construido en Parque Natural.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here