FUENTE VAQUEROS (GRANADA), 5 (EUROPA PRESS)
La obra de teatro «Lorca eran todos», un montaje en el que el actor y director Pepe Rubianes rinde homenaje al poeta de Fuente Vaqueros y a todos los desaparecidos de la Guerra Civil, se presentará en el Teatro de Fuente Vaqueros (Granada) el próximo 18 de noviembre.
Fuentes del Ayuntamiento de Fuente Vaqueros indicaron hoy a Europa Press que la puesta en escena de la obra de Rubianes en el municipio es «sólo una de las muchas» que se han programado dentro del ciclo estable de teatro que desde hace varios años organizan el Consistorio con la Diputación Provincial y la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Fuente Vaqueros para difundir la dramaturgia del autor.
Por ello, pidieron que la obra «no eclipse a otras tantas que son igual o más interesantes si cabe», a la vez que explicaron que la totalidad de la programación del ciclo será presentada el próximo 9 de noviembre», con lo que «ahora no es el momento de hablar de la obra de Rubianes».
En cualquier caso, desde el Ayuntamiento de Fuente Vaqueros valoraron que la opinión que la diputada de Cultura, Inmaculada López Calahorro, vertió en «Granada Hoy» es coincidente con la del alcalde de la localidad, Aurelio Torres. Según aseguró la diputada, la obra «no sólo cumple con la filosofía del programa de Fuente Vaqueros, que apuesta por obras de carácter transversal que giren en torno a la dramaturgia lorquiana, sino que es una obra muy sólida en contenido, diseño y producción».
De esta forma, el Consistorio de Fuente Vaqueros expresó su intención de que la reciente polémica surgida en Madrid por la decisión de retirar el montaje como respuesta política a las declaraciones sobre la unidad de España que el actor realizó el pasado mes de enero «no afecte a la programación lorquiana programada en el municipio».
Para su debut en la dirección teatral, Rubianes ha apostado por recuperar un trabajo de investigación en formato documental que realizó en 1970 en Víznar (Granada), la fosa común donde permanecen los restos del poeta junto a otras personas que corrieron la misma suerte. El actor, que tuvo que recortar las cuatro horas iniciales del guión a una escasa hora y media, tomó el cartel de esta fosa, que reza «Lorca eran todos» para dar título al montaje.
El espectáculo, en el que intervienen cinco actrices, cinco actores y una bailarina, narra los últimos días de la vida del poeta en las voces de quienes fueron los testigos más cualificados de su asesinato con textos de Ian Gibson, biógrafo de Lorca, y de otros historiadores, así como con testimonios de la hermana del poeta, de los hermanos Rosales, falangistas que intentaron salvar a Lorca, de Margarita Xirgu y de otros personajes de la época.
La obra arranca con la marcha de Lorca de Madrid en junio de 1936 hacia Granada, cuando «la derecha empezaba a meter cizaña, como ocurre hoy», después de que el Frente Popular ganara las elecciones, para proseguir con el inicio de la Guerra Civil, su detención y su fusilamiento.
Rubianes propone un ejercicio según los cánones más tradicionales del llamado teatro documento. La puesta en escena es tan sencilla como impactante una hilera de sillas ante el público y en ella los intérpretes, quienes en intervenciones individuales y/o corales, van desgranando una crónica cuyo interés se sustenta en la autenticidad del dato que se expone, en la veracidad de la palabra que se dice.
Uno de los momentos más escalofriantes del montaje se produce con la muerte de Lorca, que el personaje de José Rosales explica a modo de narrador con la música de fondo de Enrique y Estrella Morente, que interpretan su particular versión de «Los cuatro muleros».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí