GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)
El titular del juzgado de Instrucción número 1 de Granada ha citado para declarar los próximos 23 y 24 de octubre al sacerdote F.J.M.M. por la querella que presentó contra el arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, y a siete testigos, propuestos por éste, según informaron hoy a Europa Press fuentes judiciales.
Las declaraciones tendrán lugar después de que el juez dispusiera en un auto, a principios del pasado mes de septiembre, «no haber lugar en el estado de la presente instrucción a acordar el sobreseimiento del caso –no se sabe si definitivo o provisional– que, en su día, interesó el ministerio fiscal» al estimar que el arzobispo «no podía ser considerado autor» de los presuntos delitos que se le imputan: calumnias, injurias, acoso moral y coacciones.
En el escrito, el ministerio público destacó que tras la declaración del arzobispo ante el juez el 5 de junio «se desprende claramente su falta de ánimo de atentar contra el honor del querellante y su falta de intención de imputarle la comisión de ilícitos penales».
Por su parte, el juez instructor fundamentó su decisión de seguir con la causa en que «a estas alturas de la instrucción no se puede tomar una decisión sobre el destino procesal de la misma», ya que quedan, según consta en el auto, «importantes y significativas diligencias a practicar».
Entre ellas, cita el titular de Instrucción 1 de Granada «la versión que el propio querellante» tendrá que dar de los hechos, así como la de los testigos propuestos por éste, que tendrán que acudir al juzgado el 23 y 24 de octubre.
Por ello, al margen de que sobre puntuales aspectos de la querella presentada «se puedan reputar suficientes los datos recabados en la investigación», el juez consideró que «sobre otros muchos» aún «no está en disposición de adoptar, sobre una base suficiente y constatable en las actuaciones, una decisión con el necesario e imprescindible conocimiento de la causa».
Así, será cuando tales diligencias se lleven a cabo, así como las que se puedan reputar «pertinentes» hasta entonces, cuando proceda el juez a «pronunciarse motivadamente sobre si debe seguirse el trámite del procedimiento abreviado o por el contrario se impone el sobreseimiento de las actuaciones».
El arzobispo negó en su declaración ante el juez los delitos que se le imputan, así como «querer dañar» al querellante, el sacerdote F.J.M.M., puesto que «sólo gobernó la Diócesis para el bien de la misma» y con el fin de «administrar los bienes de acuerdo con la responsabilidad que tiene confiada».
Los hechos comenzaron el pasado mes de diciembre cuando el ahora ex canónigo pidió al arzobispo que se retractara de las acusaciones realizadas en una carta sobre una supuesta apropiación indebida de los derechos de propiedad intelectual del libro de la Catedral.
A su vez, el Cabildo Catedralicio de Granada presentó el pasado mes de abril una demanda contra el ex canónigo, J.M.M., también ex archivero de la Catedral, por supuestas «irregularidades», toda vez que ya había sido admitida a trámite la querella mencionada. El acto de conciliación, celebrado en junio, concluyó sin avenencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí