GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)
El vicepresidente primero de la Diputación de Granada y concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Armilla, Gabriel Cañavate (PSOE), dimitió hoy de su cargo en la institución provincial y en el Consistorio en una decisión, según dijo, «compartida con su partido». En rueda de prensa, convocada de urgencia por la Diputación, Cañavate aseguró estar viviendo sus «momentos más amargos», a causa de las informaciones publicadas estos días por el periódico «Ideal» en las que atribuyen un incremento desde hace años de su patrimonio, no declarado por el socialista cuando entró en la Diputación.
Ante estos hechos, que atribuyó a «una campaña orquestada de presión política hacia su persona y hacia la Fiscalía», anunció públicamente su decisión de dimitir «con la cabeza alta», puesto que, según dijo, lo hace «por lealtad institucional» y con el objetivo de defenderse «desde la libertad que puede tener cualquier ciudadano de a pie».
«El cuerpo me pide otra cosa, pero mi familia y yo nos merecemos libertad para defendernos y la única garantía es la dimisión. Asimismo, me da pena que mi partido, debido a la lealtad que tengo con él con las instituciones a las que pertenezco, se vea dañado», aseveró el socialista.
Así, en cuanto a la posibilidad de que la dirección del partido le haya sugerido que dimita, Cañavate aclaró que ha tomado la decisión «tras consultar previamente» al alcalde de Armilla, José Antonio Morales Cara, así como al secretario provincial del PSOE, Francisco Álvarez de la Chica.
«VERDADES A MEDIAS»
En este sentido, valoró que las informaciones, a las que denominó «verdades a medias», aparecidas ayer y hoy en «Ideal» –a cerca de que había ocultado la propiedad de una parcela en su primera declaración de bienes públicos ante la Diputación y sobre la compra, en seis años, de tres pisos al contado– «generan sospechas» y «dejan en una situación complicada» a su partido, que «se ve afectado».
Por ello, Cañavate retó a que cualquiera demuestre que sus propiedades están relacionadas con los cargo públicos que ha ocupado, a la vez que subrayó que su patrimonio es «honesto».
Así, el edil socialista desmintió «las barbaridades que se han dicho», al asegurar que nunca ha escondido nada, si bien reconoció que en 1999 no declaró «por un error involuntario» un solar de 500 metros cuadrados en Ogíjares –hoy urbanizable– inscrito a su nombre en el registro desde 1997. «Es verdad, pero cómo voy a esconder algo que está en el registro de la propiedad y está colgado en la página de la Diputación», afirmó.
También reconoció Cañavate haber comprado, «pagándolas poco a poco», tres propiedades por valor de 126.964 euros. Así, atribuyó el crecimiento de su patrimonio a un premio en la Lotería de Navidad de 1997, así como a los beneficios obtenidos en alguna compraventa inmobiliaria.
UNA TRAYECTORIA DE 20 AÑOS
Gabriel Cañavate se dio a conocer como concejal del Ayuntamiento de Armilla, como responsable de la Concejalía de Urbanismo y primer teniente de alcalde, y entró en la Diputación tras las elecciones municipales de 1999.
Cuando el entonces presidente de la Administración Provincial, José Rodríguez Tabasco, formó su equipo lo nombró portavoz del gobierno, vicepresidente cuarto y responsable de las áreas de Recursos Humanos, Contratación, Compras y Patrimonio.
En el congreso del PSOE, en el que resultó elegido secretario provincial Francisco Álvarez de la Chica, entró en la ejecutiva del partido, asumiendo la secretaría de política municipal.
Sobre su trayectoria política, el socialista valoró haber hecho mucho por su pueblo, Armilla, al afirmar que ha contribuido a dotar a la localidad de «numerosos equipamientos». Del mismo modo, se mostró «orgulloso por haber contribuido a realzar la provincia» durante los ocho años en los que trabajó desde la Diputación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí