GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Granada ha iniciado la segunda campaña municipal, primera de este equipo de gobierno, de concienciación y sensibilización contra la mendicidad infantil tras observar nuevos casos después de su erradicación en el año 1999, fruto de la primera campaña.

En rueda de prensa el alcalde de Granada, José Torres Hurtado, y la concejal de Familia y Bienestar Social, Ana López Andújar, presentaron esta campaña “fruto del esfuerzo del equipo de gobierno por erradicar la mendicidad infantil”, que, según señaló, el alcalde es una “mala cuestión y un delito, en el que creemos que tenemos la responsabilidad de sensibilizar a la ciudadanía”.

En estos momentos en Granada, según informó la concejal de Familia y Bienestar Social, existen 13 casos de mendicidad infantil, diez de niños inmigrantes, en su mayoría rumanos, y tres de familias granadinas “con una gran trayectoria de problemática social”, señaló López Andujar, que destacó la dificultad de hacer un censo sobre la mendicidad infantil.

En cuanto a la evolución de la mendicidad infantil entre los años 1995 y 1999 y la actualidad, la edil subrayó que se ha derivado de niños mendigos españoles a fundamentalmente niños inmigrantes.

A través de esta campaña, el Ayuntamiento trata de concienciar a la ciudadanía para ayudar a los menores no dándoles limosna “porque esto no les ayuda sino que les perjudica” y de localizar a los niños para conocer sus necesidades concretas para articular los recursos sociales económicos, educativos y las medidas que les permitan superar las condiciones de marginalidad en la que se encuentran.

Así, se establece un protocolo de actuación y se pide a la ciudadanía que cuando vea a un menor “vendiendo pañuelos, flores o limpiando parabrisas”, según dijo la concejal, llame al 092 ara informar del lugar donde se encuentra.

La Policía Local desplazada hasta el lugar trasladará al menor si presenta síntomas de maltrato o de drogadicción a la Policía Autonómica y será la Junta de Andalucía la que arbitre las medidas necesarias. Si no se da esta situación y además está acompañado de adultos, la Policía intentará hacer desistir de la mendicidad. Los servicios municipales de atención al inmigrante, también participaran en este protocolo de actuación.

Para López Andujar, “una simple llamada, gratuita y confidencial, permite que un niño pase de una situación de desamparo y explotación a la posibilidad de tener una vida digna”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here