GRANADA, 22 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía de Granada ha solicitado entre tres años y nueve meses de prisión para los responsables de tres constructoras granadinas a los que acusa de negligencia por la falta de medidas de seguridad en distintas obras donde murieron dos trabajadores y un tercero resultó herido grave en el último año.

Según los escritos de acusación fiscal a los que ha tenido acceso Europa Press, se trata de tres accidentes laborales ocurridos en mayo y junio de 2003 y febrero de 2004 en Atarfe, Algarinejo, y Granada capital, en los que resultaron muertos dos obreros, José Domingo P.C., de 34 años y Teogorio R.F., de 39, y herido con un pulgar seccionado un tercero, Joaquín V.S., de 25 años.

El primero de los accidentes ocurrió el 12 de mayo de 2003 en Atarfe cuando Joaquín V.S. trabajaba como albañil en la construcción de cinco viviendas en la Avenida de Caparacena en Atarfe y se seccionó el pulgar izquierdo con una sierra circular cortando tablones de madera.

El fiscal solicita para las dos administradoras de la empresa promotora, M.D.G.M. y M.R.F.R., y el director de obras, R.J.P. nueve meses de prisión, 2.880 euros de multa y una indemnización para el trabajador de 20.275 euros por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores y otro de lesiones, al considerar que la víctima no tenía ni la formación específica ni los equipos de protección necesarios para realizar el trabajo.

El segundo siniestro, esta vez mortal, se produjo el 5 de junio de 2003 sobre las 13.50 horas cuando la víctima, José Domingo P.C. trabajaba en una vivienda en construcción de tres plantas en la calle Colón de Algarinejo y cayó desde el segundo piso al intentar saltar desde el andamio a un balcón, falleciendo en el acto por traumatismo craneoencefálico y hemorragia cerebral.

La Inspección de Trabajo multó entonces al dueño de la constructora, con sede en Huétor Tájar, J.D.G.S., con 6.10,12 euros por la falta de medidas de seguridad. La Fiscalía solicita para él tres años y tres meses de cárcel, 1.440 euros de multa y 180.000 euros de indemnización para los herederos del fallecido por los presuntos delitos de homicidio imprudente y contra la seguridad de los trabajadores.

Considera que la constructora “a fin de abaratar costes, omitió medidas de seguridad que hubieran impedido la caída” tales como un andamio homologado, barandillas, y mallas de protección. Además, la empresa no tenía formalizado contrato laboral con el trabajador, ni póliza de seguro para cubrir los riesgos.

En último accidente se produjo el pasado 26 de febrero y se saldó con la muerte de Teogorio R.F., de 39 años y padre de dos hijas menores de edad. El albañil trabajaba en la rehabilitación del edificio de la calle Postigo de la Cuna número 1 de la capital granadina realizando labores de saneamiento. Se precipitó al vacío por el hueco de una ventana a una altura de ocho metros lo que le provocó un shock hipovolémico y el fallecimiento inmediato.

El Ministerio Fiscal pide para el propietario de la constructora y el encargado de la obra, R.P.T. y J.M.S.G., dos años de cárcel, tres de inhabilitación para cargo o profesión, 1.260 euros de multa y 127.893 euros para sus dos hijas por los presuntos delitos de homicidio imprudente y contra los derechos de los trabajadores. Se da la circunstancia de que la compañera sentimental del trabajador mantenía contra él una reclamación de paternidad por la supuesta hija de ambos.

En Granada se han registrado en lo que va de año 12 muertes por accidente laboral, dos de las cuales se han producido en las últimas 48 horas en la Construcción, el sector más afectado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here