GRANADA, 15 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial ha condenado a un año de prisión, 13 meses de inhabilitación y multas entre 2.700 y 4.050 euros al ex delegado de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Granada Manuel Chirosa y al ex alcalde de Padul (Granada) Cipriano Duarte, por la comisión por omisión de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, al considerar que permitieron la explotación ilegal de una cantera, clausurada por resolución judicial en marzo de 2000, que invadió 6,3 hectáreas del Parque Natural de Sierra Nevada, consideradas Reserva de la Biosfera.

La sentencia, facilitada a Europa Press, considera a Duarte, alcalde de Padul entre 1997 y 1999, responsable de seguir cobrando un canon municipal por extracciones mineras a la cantera a sabiendas de que ésta era ilegal ante la falta de licencias, aunque reconoce que fue él quien denunció la situación ante la Junta en marzo de 1999. Su abogada defensora anunció hoy que recurrirá el fallo judicial.

A Chirosa, responsable de Medio Ambiente entre 1994 y 1997, lo acusa de informar favorablemente en 1997 un plan de restauración autorizado por Economía “que sirvió de pantalla para que la empresa continuara con su actividad depredadora”, a pesar de existir un informe de impacto ambiental negativo.

También han sido condenados los hermanos que ostentaron por aquellos años la titularidad de la empresa extractora, Ana María y Antonio R.J., y el entonces jefe de Minas, Miguel Angel Tobes, entre dos años y cuatro meses de cárcel y multas de hasta 5.400 euros por un delito contra el medio ambiente al autorizar o permitir la explotación de la cantera y su introducción en el Parque Natural “a sabiendas del daño ecológico que podían causar”. El dinero en concepto de responsabilidad que tendrán que pagar los cinco condenados se determinará en ejecución de sentencia.

En sus conclusiones definitivas, el fiscal rebajó las pena solicitada inicialmente para Duarte y Chirosa, mantuvo la solicitada para los responsables de la empresa Aridos Millón 48 y retiró la acusación que mantenía por el mismo delito medioambiental contra un técnico de la compañía y otros dos del departamento de Minas de la Consejería de Empleo, que han quedado absueltos.

La empresa explotó la cantera existente en el paraje conocido como Motrilejos del Monte, ubicada en el término municipal de Padul y próxima a la N-323, hasta que el Juzgado de Instrucción 6 suspendió su actividad el 1 de marzo de 2000.

La Audiencia considera que hasta esa fecha los condenados explotaron o permitieron la explotación de 6,3 hectáreas de monte público considerado Reserva de la Biosfera, generando una pared de roca prácticamente vertical de una altura aproximada de cien metros, que incluso llegó a cambiar el trazado de uno de los caminos y arrasó la flora y fauna existente.

Y todo ello, según la sentencia, a pesar de existir un informe de impacto ambiental desfavorable, no contar con la licencia urbanística municipal del Ayuntamiento de Padul que fue denegada, haber expirado su licencia de ocupación de monte público, y habiendo actuado contrariamente al Plan de Restauración exigible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here