El delegado de Justicia saliente señala la falta del Juzgado de lo Mercantil y el colapso de los de Familia como sus principales errores

GRANADA, 13 (EUROPA PRESS)

La nueva delegada provincial de Justicia y Administración Pública, Begoña Alvarez Civantos, abogó hoy en su discurso de investidura, que estuvo presidido por la consejera del ramo, María José López, por incrementar las medidas contra la violencia de género, la creación de turnos de oficio especializados y potenciar las relaciones con los agentes sociales de la provincia.

Alvarez, que sustituye a José Luis Hernández al frente de la Delegación tras abandonar su cargo como jefa de Relaciones Internacionales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), aseguró que apostará “con fuerza” por el desarrollo de un Servicio de Atención a las Víctimas con sede en Granada.

Asimismo, indicó que la Delegación “tendrá una política de tolerancia cero contra la violencia doméstica, fomentar las medidas que sirvan para erradicarla al tratarse de una lacra social que tiene una importante presencia en nuestra provincia”, comprometiéndose a crear turnos de oficio especializados para los colectivos más desfavorecidos, entre ellos las víctimas de los malos tratos, para lo cual “intensificará las Relaciones con los colegios profesionales”.

Por lo que respecta al ámbito de la Administración, abogó por un servicio “más moderno, eficaz y cercano al ciudadano”, intensificando el diálogo con todos los agentes sociales de la provincia e impulsando procesos negociadores entre los que se encuentran el VII Convenio Colectivo de personal laboral, el Acuerdo sobre retribuciones del funcionariado y la “mejora en las condiciones de trabajo”.

En líneas generales y siguiendo los proyectos de carácter regional impulsados por la Consejería, Alvarez aseguró que impulsará el Plan Director para la Organización de la Calidad de los Servicios, potenciará la Administración Electrónica y afianzará las Cartas de Servicios. En cuanto a Justicia, destacó como prioridades la Oficina Judicial y la culminación de la Ciudad de la Justicia dentro del Plan de Infraestructuras promovido por la Junta.

Por su parte, la consejera alabó la gestión realizada por su antecesor en el cargo del que cesó voluntariamente y señaló la necesidad de “afrontar esta nueva situación con espíritu crítico y dialogante basada en la interlocución con los agentes sociales” para hacer posible una Justicia “moderna, ágil, eficaz, eficiente, moderna y cercana a los ciudadanos que haga tangibles sus expectativas”.

Tras una larga lista de agradecimientos, Hernández basó su discurso como delegado saliente en los aciertos y errores cometidos durante su mandato. Entre los primeros destacó la modernización de los órganos judiciales, el futuro Palacio de la Justicia, la creación del Instituto de Medicina Legal, y las indemnizaciones concedidas a los presos y represaliados durante la Guerra Civil. Entre las “carencias” destacó el “no haber podido conseguir el Juzgado de lo Mercantil” y el colapso de los juzgados de Familia “por falta de equipos psicosociales”.

La nueva delegada, que estuvo arropada por su familia y las autoridades políticas, sociales y económicas de la ciudad, nació en Granada en 1968. Licenciada en Derecho y madre de tres niños menores de edad, inició su carrera profesional en los servicios jurídicos de la Diputación de Granada. Fue profesora de Derecho Internacional Económico de la Universidad Carlos III de Madrid y formó parte del gabinete técnico del Tribunal Supremo desde donde pasó al CGPJ, desarrollando proyectos de reforma y modernización de la Justicia en países de Sudamérica, Africa y Europa del Este.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here