GRANADA, 12 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Granada juzgará mañana a un vecino de Cuevas del Campo (Granada) de 42 años con esquizofrenia paranoide, José M.A., para quien el fiscal solicita 12 años de prisión y cinco de internamiento por un presunto delito de homicidio contra su padre al que supuestamente mató a golpes tras discutir por causas que aún se desconocen.

Según el escrito de acusación fiscal, los hechos sucedieron el 6 de mayo de 2003 cuando el anciano viudo de 84 años, Prudencio M.L. regresó a la vivienda que compartía con el acusado en la calle Hermita de Cuevas del Campo, después de que una de sus hijas lo hubiera acompañado esa mañana a Baza para un reconocimiento médico.

Cuando padre e hijo se quedaron a solas, iniciaron una discusión tras la cual el segundo comenzó a golpear al primero “de forma contundente en el rostro y cuello”, ocasionándole un politraumatismo en cara y brazos y un traumatismo severo de columna cervical que lo dejaron inconsciente, “aprovechándose de su superioridad y con la intención de quitarle la vida”.

Creyendo que había fallecido, intentó ocultar las pruebas cambiando al anciano de ropa y arrastrándolo hasta la puerta de la vivienda donde lo colocó tumbado boca arriba entre un palo de hierro y varios de madera, “con la intención de hace creer que las lesiones sufridas por su padre se las había provocado en una caída casual”, según el relato fiscal.

Más tarde se deshizo de las ropas ensangrentadas y de otras pertenencias de la víctima, que no le incriminaban. Sobre las 18.00 horas llamó a su hermana avisándola de que el anciano se había caído y estaba sangrando inconsciente.

Cuando la mujer llegó comprobó que su padre aún vivía por lo que lo trasladó al Hospital de Baza y después al de Traumatología de la capital, donde falleció a las 19.50 horas del 8 de mayo, dos días más tarde, como consecuencia de las graves lesiones que presentaba.

El Ministerio Fiscal pide para el acusado 12 años de prisión por un presunto delito de homicidio con las agravantes de parentesco y abuso de superioridad y la atenuante de alteración psíquica. El acusado es un esquizofrénico crónico por lo que posee “un cierto grado de deterioro mental”, aunque en el momento de la agresión estaba en tratamiento.

Asimismo, solicita que ingrese por un plazo de cinco años en un centro de internamiento para tratamiento médico como medida de seguridad, y que indemnice con un total de 80.000 euros a sus cuatro hermanos, todos ellos mayores de 25 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here