Los padres de la joven desaparecida muestran su sorpresa y confían en que prospere el recurso interpuesto contra el auto de archivo

MOTRIL (GRANADA), 10 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 5 de Motril (Granada) ha decretado nuevamente el sobreseimiento provisional del caso de la joven motrileña María Teresa Fernández desaparecida hace cuatro años en las fiestas patronales de la localidad costera, cerrando así la vía de investigación que la relacionaba con Tony Alexander King, único imputado en la muerte de Rocío Wanninkof.

Según informaron a Europa Press fuentes judiciales, el hasta ahora titular del Juzgado que instruye el caso, Agustín Valero, emitió un auto de archivo con fecha 23 de noviembre, recurrido por la familia de la joven, por el que decretaba el archivo provisional del procedimiento “ante la falta de autor conocido de la desaparición”.

En dicho escrito judicial señaló que la declaración de King como testigo en el caso, reabierto a raíz de una carta dirigida a su ex mujer en la que apuntaba a Robert Graham como responsable de la desaparición de la joven, carecía de “todo indicio de verosimilitud”.

De ahí que también haya desestimado las diligencias de pruebas testificales interesadas por el abogado de la familia de María Teresa en la que solicitaba las declaraciones en calidad de testigos de las parejas sentimentales de King y Graham, así como de otras personas de su entorno personal y laboral. Según estas mismas fuentes, para el juez esta línea de investigación “está agotada”.

En su declaración efectuada el pasado 8 de octubre, King reconoció la autoría de la carta dirigida a su ex mujer, Cecilia Pantoja, en agosto de 2000, donde mencionaba a María Teresa al decir que “le haré pagar –en referencia a Robert Graham– por lo que le hizo a Rocío, a la chica de Motril…”.

El juzgado granadino ordenó en febrero de 2003 el sobreseimiento provisional del caso, que se reabrió tras la declaración de King por su presunta relación con las muertes de Rocío Wanninkhof y Sonia Carabantes y después de que varios testigos situaran a Graham en Motril el 25 de septiembre de 2003, un día más tarde de que el británico quedara en libertad al haber prescrito el delito de encubrimiento del asesinato de Wanninkhof.

María Teresa fue vista por última vez en la Avenida de Andalucía de Motril, en pleno centro de la localidad granadina, cuando se dirigía a encontrarse con unos amigos para acudir a las fiestas patronales de su pueblo el 18 de agosto de 2000, descartándose la posibilidad de que se escapara del domicilio familiar, como en un primer momento se barajó.

LA FAMILIA, SORPRENDIDA, RECURRE

La familia de la joven ha presentado un recurso de reforma contra el archivo provisional del caso al entender que “existen indicios que no han sido suficientemente investigados”. De desestimarse, han anunciado que recurrirán en apelación a la Audiencia de Granada.

La madre de la joven, Teresa Martín, manifestó a Europa Press su “sorpresa” por la última resolución judicial adoptada por el juzgado al tiempo que confió en que prospere el recurso presentado por su abogado a fin de “llegar hasta las últimas consecuencias”.

La mujer, que será intervenida quirúrgicamente en breve y posee un delicado estado de salud, señaló que el ánimo de toda la familia es “muy malo” después de esta noticia, “aunque sabíamos cuál sería el final de nuestra hija que si se demostraba que King o Graham estaban implicados en la desaparición”.

Para Teresa Martín, “lo más duro ahora es pensar que hasta que no haya una nueva prueba no se reabrirá el caso, y acostarse y levantarse todos los días con esa incertidumbre”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here