La defensa pedirá la suspensión de la condena después de que el fiscal rebajara en dos años la pena de cárcel

GRANADA, 9 (EUROPA PRESS)

El joven marroquí de 27 años de edad, Abederrahman M., que se enfrentaba a una petición fiscal de cuatro años y tres meses de prisión por ayudar a huir a dos compatriotas llegados en patera hasta Motril (Granada) quedará previsiblemente en libertad en los próximos días, después de que el Ministerio Público rebajara hoy en el juicio la pena a dos años tras llegar a un acuerdo con la defensa, lo que permitirá aplicar la suspensión de la misma ante la falta de antecedentes penales del acusado.

Durante la vista oral celebrada en la Audiencia, el joven, que tiene permiso de trabajo, declaró ayudado por una intérprete que su intención no era recoger a inmigrantes ilegales sino “socorrerlos cuando le salieron al paso” en la N-340 dirección Almería donde vive un familiar suyo, negando que formara parte de una mafia organizada, ya que, según dijo, “si fuera así ya me habría traído a España a mis dos hermanos”.

Reconoció, sin embargo, haber recibido una llamada telefónica de uno de ellos, aunque se trataba de un primo hermano y cuñado suyo al que pensaba buscar trabajo en Huelva, provincia donde él trabaja desde hace más de dos años como recolector de fresa. Durante el juicio, que ha quedado visto para sentencia, se reprodujo la declaración preconstituida de los dos marroquíes que fueron expulsados del país en la que incurrieron en numerosas contradicciones.

El Ministerio Público acusaba al joven inicialmente de dedicarse a recoger a los inmigrantes ilegales en las inmediaciones del lugar del desembarco, “así como auxiliarles en el traslado y ocultación en el territorio español”, valiéndose de un vehículo Citröen Xantia, unos prismáticos y un teléfono móvil, todos ellos intervenidos tras la detención.

Sin embargo, rebajó en un grado la pena inicial por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros atendiendo a la falta de antecedentes penales del acusado y sus circunstancias personales y profesionales al tiempo que no interesó el decomiso del vehículo que conducía y que, por tanto, le será devuelto.

Después de la sentencia, la defensa solicitará la suspensión de la pena por escrito y tras el informe favorable del fiscal el acusado, actualmente en prisión provisional, saldrá en libertad en los próximos 15 días, siendo su intención manifiesta la de volver al trabajo en Cartaya (Huelva).

El joven fue detenido sobre las 02.30 horas del 23 de agosto de 2004 por varios agentes de la Guardia Civil que hoy ratificaron que recogió a dos individuos de origen norteafricano que se metieron “precipitadamente” en el coche después de que éste les hiciera señales con el claxon.

Los agentes interceptaron diez minutos más tarde el vehículo a la entrada de Castell de Ferro, momento en el que hallaron a los dos ocupantes indocumentados con ropas húmedas en bolsas de basura y apariencia de “haber pasado la noche en el campo”, tras desembarcar la mañana anterior en patera en la Playa de La Rijana de Castell de Ferro (Motril).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here