GRANADA, 02 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial ha condenado a ocho años de prisión a un vecino de Almuñécar (Granada) de 42 años de edad, con numerosos antecedentes penales, que responde a las iniciales S.P.M., por un delito de agresión sexual contra una joven de la localidad a la que violó el pasado mes de abril después de seguirla hasta el portal de su casa cuando salió de madrugada a efectuar una llamada de teléfono.

Según la sentencia facilitada a Europa Press, el acusado deberá indemnizar con 6.000 euros a la víctima que padece un estado ansioso-depresivo con baja autoestima, aunque no llegó a presentar lesiones físicas ya que no opuso una “resistencia tenaz”. Según el magistrado de la Sección Primera, “dicha pasividad es normal consecuencia de la violencia e intimidación ejercida por el autor, y en modo alguno indicativa de un supuesto consentimiento de la relación sexual”, argumento esgrimido por la defensa durante el juicio.

Los hechos se remontan a la madrugada del pasado 4 de abril, cuando sobre las 05.30 horas A.G.S. advirtió de que le habían sustraído el móvil y decidió bajar a una cabina de teléfono para cancelarlo. Al regresar a su casa, el acusado, que se encontraba en las inmediaciones porque empezaba a trabajar a las 06.00 horas en el servicio de limpieza municipal, la siguió aprovechando que el portal estaba abierto y una vez en la vivienda, la agarró del cuello y la intimidó por la espalda con un objeto punzante amenazándola de muerte.

Ya en el dormitorio “la tiró en la cama” y le quitó la ropa interior penetrándola vaginalmente utilizando un preservativo en el momento de eyacular, objeto que se dejó olvidado en la vivienda junto a la gorra que llevaba puesta en el momento de la agresión.

El acusado aseguró durante el juicio que fue ella quien le invitó a subir y se le insinuó y que las relaciones fueron consentidas. Sin embargo, el magistrado no ha admitido dicha versión, otorgando mayor verosimilitud a la ofrecida por la víctima “que se ha mantenido sin ambigüedades ni contradicciones a lo largo del tiempo”, apoyada por el reconocimiento médico que le efectuaron horas después donde se explicaba su nerviosismo “aunque no necesariamente presentaba lesiones físicas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here