GRANADA, 21 (ERUOPA PRESS)

Granada y Almería son las provincias andaluzas que registran mayor número de terremotos sentidos al año, seguidas de Cádiz, Córdoba y Jaén, algo que enmarca a Andalucía como la comunidad con mayor actividad sísmica en comparación con el resto de regiones españolas.

En una entrevista concedida a Europa Press, el director del Instituto Andaluz de Geofísica (IAG), José Morales Soto, indicó que actualmente se vienen registrando en la comunidad andaluza entre 1.500 y 2.000 terremotos –incluyendo los no sentidos–, algo que se debe “a que estamos en un margen entre dos placas límites”.

Por ello, señaló que “la deformación de dichas placas, como consecuencia de su choque, hace que haya mucha actividad sísmica en esta zona que es muy amplia y que posee casi 400 kilómetros de anchura entre el golfo de Cádiz y el mar de Alborán”.

Según los últimos datos del IAG, en lo que va de año se han sentido en Andalucía un total de seis terremotos, de los que cinco fueron en Granada y uno en Almería, mientras que en el mismo periodo del pasado año la cifra ascendió a 17, seis en Granada, cuatro en Almería, tres en Cádiz, dos en Córdoba, uno en Jaén y otro en Sevilla.

De estas cifras podría deducirse una disminución de la actividad sísmica en Andalucía; sin embargo, según señaló Morales Soto, “no puede establecerse ningún nivel de evolución en esta materia, dado que todo depende de las características con las que se manifieste la energía en una zona u otra”.

Por este motivo, añadió que “el registro de seísmos en Andalucía es muy variable, con lo que una crisis en una zona determinada puede provocar que un año se registren un gran número de terremotos y al año siguiente disminuya a la mitad dicha cantidad”.

IMPORTANCIA DE LA RED SISMICA ANDALUZA

En referencia a la investigación en el campo de los seísmos, apuntó que la Red Sísmica de Andalucía –el instrumento que se instala en el campo para detectar y registrar los terremotos que se producen– “ha ido ampliándose en los últimos años”, por lo que, según subrayó, “ha alcanzado unos niveles mayores y muy aceptables en comparación con las redes sísmicas de otros países”.

De esta forma, precisó que el instrumental que se está desplegando en la actualidad en el campo es de última generación y tecnología, algo que permite que el estudio de los terremotos “sea mucho más detallado y pueda ir mucho más allá de lo que hasta hace pocos años se podía hacer”. En esta línea, apuntó que “todo ello nos está dando muchos detalles sobre cuestiones que hasta hace poco no se conocían, tales como imágenes de la tierra o su estructura”.

UN TERREMOTO NO PUEDE PREDECIRSE

Por otro lado, el director del IAG indicó que “un terremoto no puede predecirse, en relación a la hora y el momento exacto en el que se dará”. Sin embargo, aseguró que “si en un lugar ha habido un terremoto destructor en el futuro lo va a haber”. Por ello, señaló que “lo que hacemos es trabajar en prevención e investigar en profundidad por qué y dónde se producen los terremotos, mitigando, por tanto, el impacto que estos tienen”.

Igualmente, recomendó “tranquilidad” en caso de terremoto, ya que “muchas veces los daños y lesiones en las personas son provocadas en mayor medida por los ataques de histeria y de miedo que por el propio terremoto”, añadiendo que “lo mejor que puede hacerse en estas ocasiones es meterse debajo de una mesa y nunca salir al balcón, a los ascensores o a las escaleras”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here