GRANADA, 3 (EUROPA PRESS)

La organización agraria Asaja denunció hoy que la falta de personal veterinario en las Oficinas Comarcales Agrarias de Granada (OCAS) dificultará en nuestra provincia el cumplimiento de las medidas de control de la enfermedad de la lengua azul o fiebre catarral ovina exigidas en la Orden Ministerial de 22 de octubre de 2004 y, en la práctica, el movimiento de animales para vida y para sacrificio.

En un comunicado remitido a Europa Press, Asaja aseguró que “esta carencia ya había sido denunciada por la organización en otras ocasiones, pero ahora se hace más patente ante una grave crisis como la que actualmente padece el sector ganadero” y ante la que, según señaló, la Delegación Provincial de Agricultura “sigue cerrando los ojos al problema”.

En concreto, según Asaja, en las Oficinas Comarcales Agrarias de la Provincia de Granada sólo están cubiertas el 42 por ciento de las plazas que la propia Administración autonómica considera de necesidad, según la relación de puestos de trabajo que publica el BOJA de 19 de julio de 2001.

Asaja Granada exigió que se amplíe la ocupación hasta el cien por cien de las plazas previstas de manera que se puedan satisfacer todas las necesidades en esta crisis y las necesidades diarias de las OCAS.

MEDIDAS DE CONTROL

Según indicó Asaja, los veterinarios de las OCAS ante la alerta por la enfermedad de la lengua azul tienen que sumar a sus responsabilidades diarias otras nuevas como la vigilancia de la desinsectación previa al movimiento de los animales así como el precintado de los vehículos de transporte a los mataderos, lo que produce listas de espera en los traslados para sacrificio con los consiguientes perjuicios económicos para los ganaderos, que acaban en última instancia sufriendo las consecuencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here