GRANADA, 14 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha rebajado a diez años la pena de cárcel impuesta por la Audiencia de Granada a la matriarca de ‘Los Dionis’, Pilar G.O., condenada por un jurado popular a doce años por matar de tres puñaladas a Encarnación Santiago Maya en el centro de salud de Cartuja en febrero de 2003 tras el enfrentamiento entre dos familias rivales.

La Sala de lo Civil y Penal del alto tribunal andaluz estima así parcialmente el recurso de apelación interpuesto por la acusada al considerar que el magistrado presidente del Tribunal del Jurado que enjuició el caso “no motiva en modo alguno la extensión en que impone la pena principal”, a la que considera “inapropiada” por situarse “por encima del grado mínimo establecido en el delito de homicidio”.

La sentencia, facilitada a Europa Press, también estima parcialmente el recurso presentado por la acusación particular, ejercida por la familia de la víctima, modificando la inhabilitación especial por absoluta durante el tiempo de la condena por tratarse de una pena de prisión “igual o superior a diez años”, aunque no su pretensión de aumentar la pena a Pilar G.O. o condenar a su hija y yerno, que fueron absueltos después de que el fiscal retirara los cargos que pesaban contra ellos, ante la falta de pruebas.

También desestima íntegramente la apelación del Ministerio Público que alegó quebrantamiento de las normas procesales por la “confusa y contradictoria forma en la que se redactó el veredicto”, recordándole que debió hacer esa apreciación en el momento procesal oportuno, es decir, durante la lectura del fallo del jurado.

Pilar O.G. deberá indemnizar a los familiares de la víctima con 201.500 euros, 90.000 para el marido, y el resto para sus cinco hijos, con cantidades que oscilan entre los 7.500 y los 37.000 euros. La sentencia de la Audiencia, ahora revocada parcialmente, la condenaba como autora material de las tres puñaladas que recibió Encarnación Santiago Maya en el ambulatorio de Cartuja, y absolvía a su hija, Pilar A.G., de 35 años, y el compañero sentimental de ésta, Antonio Jesús T.H., acusados inicialmente por un delito de asesinato por el que la Fiscalía les pedía a cada uno de ellos 16 años de prisión.

El fallo descartaba así la legítima defensa esgrimida por la matriarca del clan, de 57 años de edad, al considerar que no fue objeto de una brutal paliza por los miembros de la otra familia, basándose en que la única agresión recibida, un golpe en la cabeza, “se produjo después del apuñalamiento” y que las características genéticas de los pelos en la navaja coincidían con su saliva.

Los hechos ocurrieron 17.30 horas del 20 de febrero de 2003 cuando Pilar O.G. acudió al centro sanitario del barrio granadino de La Cartuja con una cita médica, acompañada de su hija Pilar y la pareja de ésta, Antonio Jesús. Poco más tarde, apareció Encarnación Santiago Maya acompañada de varios miembros de su familia, con quienes el clan de ‘Los Dionis’ mantenían diferencias por un juicio celebrado 15 días antes a raíz de la propiedad de una cadena de oro que se saldó con varios heridos y que acabó en un acuerdo de conformidad entres ambas partes.

En el trascurso de una fuerte discusión entre los miembros de ambas familias rivales, Pilar O.G. asestó tres puñaladas a la víctima, dos de ellas en el corazón que le causaron la muerte horas más tarde por schok hemorrágico, con una navaja que utilizaba en su trabajo como vendedora ambulante.

Se da la circunstancia de que uno de los hijos de Pilar G.O. fue condenado por el Juzgado de Menores a un centro de internamiento por matar a un joven en una conocida discoteca de Torrenueva (Motril), mientras que otro, Dionisio A.G., alias ‘El Dioni’, de 31 años, fue condenado a 15 de prisión, después de que un jurado popular lo considerara el autor material de las nueve puñaladas que acabaron con la vida del joven jienense Luis Romero en las fiestas del Corpus 2002.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here