La Junta acusa al consistorio de “falta de previsión” y anuncia el inicio del estudio arqueológico con carácter de urgencia

GRANADA, 23 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Granada envió hoy un mensaje de tranquilidad a los vecinos del barrio del Realejo asegurando que las obras de mejora de las redes de canalización de la calle Pavaneras, una de las principales arterias de la zona, finalizarán a mediados de septiembre, en el plazo previsto por la empresa Emasagra, a pesar de la paralización de urgencia impuesta por la Consejería de Cultura ante el hallazgo de restos arqueológicos de la antigua muralla zirí de la ciudad.

El concejal de Presidencia de Granada y consejero delegado de Emasagra, Sebastián Pérez (PP), informó de la puesta en marcha de un trazado alternativo por la calle Carnicería, que posibilitará el estudio arqueológico de los restos de la Puerta de los Alfareros de la antigua ciudad medieval en la Plaza Fortuny, y la continuación de las obras en el resto de la zona “para minimizar los perjuicios que sufren comerciantes y vecinos”.

Asimismo, reconoció que conocían la existencia de estos restos “pero no su trazado”, de ahí que la maquinaria pesada empleada para las obras haya dañado la muralla. Según Manuel López, arquitecto municipal, no ha sido un “destrozo” sino “un desmonte parcial de las chapas de cimentación de la Puerta de los Alfareros”, que ya había sufrido daños por la existencia de preinstalaciones de acometidas anteriores.

El equipo de gobierno municipal instó a la Delegación de Cultura a acelerar el correspondiente estudio arqueológico de los restos, acusándola de no actuar “bien” al comunicar verbalmente la paralización de las obras el pasado viernes “después de dos semanas realizando inspecciones oculares en la zona que no fueron notificadas”, según el convenio de colaboración establecido entre ambas instituciones en materia de Patrimonio.

Por su parte, el delegado provincial de Cultura, José Luis Pérez Tapia, acusó a los responsable municipales de “falta de previsión”, lo que, a su juicio, ha motivado los daños en el yacimiento, indicando que tras el estudio de los técnicos se depurarán responsabilidades.

Tapia anunció que esta semana los arquitectos de la delegación iniciarán con carácter de urgencia el estudio arqueológico para determinar la importancia del hallazgo y su protección, según establece la legislación vigente, mientras se acota la zona para que el resto de las obras puedan seguir su curso.

El responsable de Cultura en Granada aseguró que “no se trata de un nuevo caso de confrontación entre Junta y ayuntamiento”, aunque indicó que no han contado con las medidas cautelares y el seguimiento arqueológico previsto en el Plan Especial Centro, al tiempo que calificó la actuación municipal de “imprudente, descuidada y precipitada”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here