GRANADA, 20 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía de Granada ha solicitado siete años de prisión y 720 euros de multa para dos súbditos rumanos por un presunto delito de homicidio y una falta de malos tratos, tras golpear violentamente a un compatriota, y un fin de semana de arresto para el tío y un compañero de piso de la víctima por no defenderlo ni auxiliarlo tras la paliza.

Según el escrito de acusación facilitado a Europa Press, la víctima, Filip C. acudió el 13 de febrero de 2003, junto a su tío Ioan T., de 33 años, hasta el domicilio que los presuntos homicidas compartían en la calle Nueva de la Fuente de la localidad granadina de Benalúa de las Villas, para tratar un asunto relativo al alquiler de la vivienda.

La conversación degeneró en una violenta discusión en la que tío y sobrino recibieron puñetazos y patadas de los acusados Ioan G.V. e Ioan G., que amenazaron de muerte al segundo. Sobre las 22.00 horas de ese mismo día, y “tras haber ingerido bastante alcohol que disminuía sus facultades intelectivas y volitivas”, se presentaron en la vivienda que la víctima compartía con su tío y otros rumanos y le propinaron varios puñetazos.

Horas más tarde, ya de madrugada, regresaron “con el ánimo de matarlo”, propinándole reiterados golpes con los puños y una barra cilíndrica de acero, recubierta de material aislante, en todas las partes del cuerpo, principalmente en la cabeza, la espalda y las piernas, dejándolo gravemente herido e inconsciente.

Su tío y un compañero de piso, Ioan P., presentes en la pelea, lo acostaron y se fueron a dormir sin atenderlo ni pedir ayuda, hasta que a las 10.00 horas de la mañana siguiente el primo del agredido lo descubrió casi moribundo en la cama, y avisó al propietario de la vivienda, que a su vez, alertó a la Guardia Civil.

A consecuencia de la brutal paliza, la víctima sufrió numerosas fracturas y contusiones de las que tardó en curar 66 días y de las que le han quedado como secuelas múltiples cicatrices de entre siete y 12 centímetros en la región parietal-temporal izquierda.

El Ministerio Público acusa a los autores de la agresión de un presunto delito de homicidio en grado de tentativa y una falta de malos tratos, por los que pide siete años de prisión y una multa de 720 euros respectivamente, para cada uno de ellos, además de una indemnización conjunta de 4.579,72 euros, 2.776,68 por los días que la víctima estuvo impedida, y 1.803,04 euros por las secuelas. Ambos se encuentran en prisión provisional.

Para los dos compañeros que no lo auxiliaron solicita un fin de semana de arresto por un presunto delito de omisión del deber de socorro, aunque ha interesado el sobreseimiento de la causa respecto al tío, que se encuentra en busca y captura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here