GRANADA, 7 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Granada juzgará mañana a un vecino de Villanueva de las Torres (Granada), Antonio R.P., acusado de apuñalar al hermano del dueño del bar ‘Los Cazadores’ de dicha localidad tras una discusión en el local y disparar con un fusil de asalto Cetme a dos clientes y para el que la Fiscalía ha solicitado 20 años de prisión por dos delitos de homicidio en grado de tentativa, otro de lesiones y otro de tenencia ilícita de armas.

Según el escrito de acusación facilitado a Europa Press, los hechos ocurrieron a las 15.30 horas del 4 de abril de 2003 cuando el acusado entró al bar para reclamarle al dueño un problema entre los hijos de ambos. Tras diez minutos de discusión, Antonio apuñaló al hermano del propietario, Francisco V.B., que había participado previamente en la riña, clavándole un cuchillo en la pierna izquierda a la altura del femoral cuando se encontraba sentado con unos amigos, después de lo cual huyó.

Minutos después regresó portando un fusil de asalto Cetme que tenía escondido en una cueva, y a pesar de que el dueño del establecimiento y su propia compañera sentimental intentaron impedir su entrada, realizó dos disparos al aire y un tercero apuntando “indiscriminadamente” a la ventana de local. El proyectil impactó en un barrote y a continuación hirió a dos clientes, Miguel O.A. y Manuel J.P., tras lo cual el procesado huyó, manteniéndose en paradero desconocido seis meses hasta su detención el 3 de noviembre en Cartagena (Murcia).

La Fiscalía pide 12 años de prisión por los dos delitos de homicidio en grado de tentativa, tres por un delito de lesiones y cinco más por otro de tenencia ilícita y depósito de armas de guerra. Asimismo, solicita indemnizaciones para las tres víctimas de 2.510, 1.150 euros para Francisco V.B., 1.050 euros para Manuel J.P., y 310 Miguel O.A., así como el pago de los desperfectos aún no cuantificados que causaron los disparos en el vehículo de un cuarto cliente.

Francisco V.B. sufrió dos heridas contusas en muslo izquierdo de las que le quedaron dos cicatrices de cuatro y diez centímetros, tardando en curar 21 días. Manuel J.P. sufrió herida en muslo derecho como consecuencia de esquirlas de los disparos estando impedido 30 días para sus ocupaciones habituales. A Miguel O.A., el tiro le provocó escoriaciones en el quinto dedo, ambos antebrazos y región lumbar izquierda, donde le han quedado varias cicatrices.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here