Fiscalía y acusación particular rebajan la pena de cárcel a una multa tras alcanzar un acuerdo con la defensa previo al juicio

GRANADA, 21 (EUROPA PRESS)

La Fiscalía de Granada ha rebajado la pena solicitada para los dos médicos del Hospital Clínico ‘San Cecilio’ acusados inicialmente de un delito de homicidio imprudente por la muerte de una anciana de 71 años a la que dieron el alta a pesar de presentar síntomas de infarto, recetándole nolotil y diuréticos, después de que reconocieran hoy en el Juzgado de lo Penal 5 de Granada que incurrieron en una negligencia.

Tanto el fiscal como la familia de la víctima solicitaban dos años de prisión y cuatro de inhabilitación para los dos acusados, J.P.R. y M.A.R.M., aunque hoy han modificado su escrito de calificación después de haber alcanzado un acuerdo con la defensa, tipificando los hechos como una falta de imprudencia con resultado de muerte por la que piden una multa de 360 euros. No ha habido acuerdo, sin embargo, en la indemnización para los familiares de la fallecida, cifrada en 90.000 euros por la Fiscalía y de 300.506,05 euros por la acusación particular.

Durante el juicio, que hoy ha quedado visto para sentencia, los dos médicos residentes asumieron su responsabilidad en los hechos, que se remontan al 20 de julio de 2002, cuando M.R.F.H., de 71 años de edad, fue atendida por el Servicio de Emergencias 061 “por un dolor agudo en todo el cuerpo acompañado de nauseas y vómito” y remitida al Area de Urgencias del Hospital Clínico para su estudio hospitalario.

El acusado J.P.R. fue quien la atendió en un primer momento obre las 04.16 horas, diagnosticándole un “dolor torácico inespecífico”, descartando “de forma negligente” según el fiscal, la verdadera causa de la dolencia. Tras permanecer en Observación, la paciente fue atendida por la doctora M.A.R.M., también acusada, que después de explorarla nuevamente y realizarle más pruebas “para descartar el infarto”, la envió a casa recetándole nolotil y diuréticos y recomendándole una revisión por su médico de cabecera.

La mujer regresó en el coche particular de sus hijos, ya que los médicos no consideraron que requiriera una ambulancia. Una vez en el domicilio su estado se agravó por lo que su familia llamó sobre las 09.45 horas al 061 que la remitió nuevamente al Hospital Clínico, donde llegó “sin pulso, sin respiración espontánea, con parada cardiorrespiratoria”, falleciendo a las 11.00 horas sin que los más de 40 minutos de maniobras de resucitación cardiopulmonar tuvieran éxito.

Tras su fallecimiento, los hijos pidieron al juzgado de guardia que investigara el caso para depurar posibles responsabilidades penales. Según el escrito de acusación particular, “hubo una negligencia por error de diagnóstico al no realizar las pruebas analíticas y diagnósticas suficientes para descartar el infarto”, extremo que han reconocido hoy los dos acusados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here