GRANADA, 6 (EUROPA PRESS)

El delegado provincial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en Granada, Gerardo Sánchez, anunció hoy la finalización del plan de actuación para acabar con la plaga de la procesionaria en los pinos de alta montaña del Parque Natural Sierra de Baza (Granada) realizada por una comisión de expertos, aunque aseguró que el daño provocado «no es grave», a falta de realizar la próxima semana una valoración más exacta de las posibles pérdidas.

En declaraciones a Europa Press, el responsable de Medio Ambiente señaló que «este año la procesionaria está dando más problemas de los habituales porque febrero fue un mes especialmente cálido que favoreció la transformación de la oruga», por lo que en mayo se procedió a la instalación de botes con feromonas en los troncos y se propició la aparición de aves insectívoras, como los herrerillos y los carboneros, que se alimentan de estas orugas».

Sánchez explicó que «se trata de medidas más lentas pero menos agresivas» que la utilización de insecticidas de amplio espectro o fumigaciones aéreas «que están totalmente desaconsejadas en una zona de especial protección como ésta».

La Asociación Proyecto Sierra de Baza fue quien alertó de la existencia, desde el pasado mes de marzo, de esta plaga en los pinos, considerados «verdaderas joyas botánicas y uno de los ecosistemas de más alto valor ecológico de la Sierra», solicitando «medidas urgentes» para su erradicación.

La procesionaria, ya convertida en mariposa, es la oruga de una polilla nocturna que se alimenta de las acículas del pino a los que ocasiona importantes daños de desfoliación. Estas especies, conocidas en la Sierra de Baza y Sierra Nevada por pinares relícticos de pino silvestre, están consideradas de alto valor ecológico, ya que se trata de un tipo de flora cuya existencia data del Plioceno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí