GRANADA, 2 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Granada ha absuelto de los delitos de apropiación indebida de los que venía siendo acusada una anciana de 77 de la localidad granadina de Dílar, María M.C., después de que varios de sus familiares la denunciaran por quedarse con la herencia de un hermano soltero tras fallecer en marzo de 1996 de un infarto de miocardio.

Según la sentencia absolutoria, no ha quedado probado que se beneficiaria ilícitamente de 300.000 euros de una cuenta corriente que mantenía con el fallecido, ya que lo hizo en vida de éste y con su consentimiento, ni que hubiera infracción penal en la transferencia que hizo de 30.000 euros vinculados a células hipotecarias, ya que la mitad le pertenecía y con la otra parte sufragó los gastos del sepelio que superaban dicha cantidad.

El magistrado señala, sin embargo, que a falta de responsabilidad criminal, los hechos deberán dirimirse por la vía civil y ser objeto del juicio de testamentaria pendiente entre la acusada y sus hermanas y sobrinos que reclaman la herencia.

Los hechos se remontan a enero de 1996, cuando María y su hermano abrieron una cuenta que cancelaron un año más tarde con el consentimiento y la firma de ambos. Al fallecer el segundo, la acusada transfirió los 30.000 de la cuenta de ahorros a una suya propia, además de 30.000 euros en células hipotecarias que mantenían en otra cuenta conjunta.

El testamento del fallecido dejaba como herederos universales a sus cuatro hermanas, y al morir dos de ellas, a sus hijos, los cuales interpusieron una denuncia acusando a su tía de dos delitos de apropiación indebida por los que pedían cuatro años de prisión, 2.430 euros de multa y 33.188,53 euros más intereses de indemnización. El Ministerio Fiscal solicitó por los mismos delitos penas y cuantías inferiores para la anciana de un año y medio de cárcel, 1.080 euros de multa y 17.512,18 euros de indemnización para los herederos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here