GRANADA, 18 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha confirmado la pena de 15 años de prisión impuesta por la Audiencia Provincial a Angel O.C., un vecino de Castilléjar (Granada), al que un jurado popular consideró culpable del asesinato de su amigo en mayo de 2001 en el bar Rincón de la localidad, al que le disparó dos tiros con una escopeta de caza a corta distancia al sentirse “desairado” por la víctima que se negó a pagarle una cuantiosa deuda acumulada en los últimos 15 años.

La sentencia de la Sala de lo Penal del alto tribunal andaluz rechaza así el recurso de apelación interpuesto por el acusado donde solicitó que el delito fuera modificado de asesinato a homicidio imprudente al no existir ‘animus necandi’, ya que según el recurrente, “únicamente pretendía asustar a José C.R. y durante el forcejeo se disparó el arma”.

Asimismo, alegó en el recurso indefensión al no haberse aceptado durante la vista oral varias pruebas periciales privadas con las que pretendía demostrar que efectuó un único disparo, ya que la víctima tan sólo presentaba un orificio de entrada en el cuerpo, al tiempo que los miembros del jurado no tuvieron en cuenta la relación de amistad con la víctima y “su continua ayuda económica”, lo que a su juicio, demostraría la falta de alevosía en el crimen.

El TSJA ha rechazado los tres motivos de alegación presentados, al considerar que las pruebas periciales rechazadas además no aportar nada nuevo al relato de los hechos “no fueron presentadas con antelación suficiente como para que las demás partes puedan también valorarla”, y que la afectividad con la víctima no excluye el que la buscara con el propósito de acabar con su vida.

Según el fallo del alto tribunal andaluz, el jurado otorgó más credibilidad a la declaración del acusado ante la Guardia Civil donde “con todo lujo de detalles y una apreciable coherencia discursiva afirmó haber matado a su amigo intencionadamente”, que la versión prestada en la vista oral, donde sostuvo que fue un “desgraciado accidente”.

Los hechos se remontan a las 21.00 horas del 28 de mayo de 2001, cuando el acusado, provisto de una escopeta marca búfalo de calibre 12 se dirigió a las inmediaciones del bar Rincón de Castilléjar, donde antes había sido desairado por la víctima, para dispararle un primer tiro que le desgarró la piel y tejidos de la cabeza, y un segundo a corta distancia en la cabeza que le causó la muerte en el acto.

La Audiencia lo condenó a 15 años de prisión por un delito de asesinato así como al pago de una indemnización a la viuda e hijos de la víctima de 180.303 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here