GRANADA, 11 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha detenido a tres personas e imputado a otras tres por los vertidos incontrolados descubiertos en Sierra Elvira (Granada), acusados de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente en diversos grados de participación, según informó el Instituto Armado en una nota.

Como consecuencia de las investigaciones que el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), viene realizando a raíz de la detección de un vertido incontrolado en la cantera de San Ricardo de Atarfe (Granada), el Seprona concluyó ayer la primera fase de la investigación con la entrega en el juzgado número 4 de la capital granadina del atestado policial y el inicio de los trabajos de cubicaje, delimitación y caracterización del vertido de la zona afectada.

El Seprona detuvo el pasado 27 de abril a R.C.G, de 49 años de edad y vecino de Atarfe, responsable de los trabajos de restauración de la cantera afectada y el pasado 5 de mayo a J.B.P, de 68 años y G.R.G., de 38, vecinos de Granada y propietario y subdirector respectivamente de la empresa generadora de los residuos. Los tres tras prestar declaración han quedado en libertad con la obligación de presentarse ante la Autoridad Judicial cuando sean requeridos.

Igualmente, el pasado 28 de abril, el Seprona procedió a la imputación de N.D.L., de 35 años de edad y vecino de Atarfe, y de M.Y.P, de 46 años y vecino de Pinos Puente (Granada), ambos conductores de camiones de gran tonelaje que efectuaron algunas descargas del material hallado. También, este mismo día el Seprona imputó a J.L.L.C, de 34 y vecino de Albolote (Granada), conductor de la pala que tras las descargas de los residuos, cubría con tierra vegetal el vertido.

Las investigaciones se iniciaron a mediados del pasado mes de marzo, cuando agentes del Seprona tuvieron conocimiento de que en el paraje Raja Santa de Atarfe, se estaba aprovechando la restauración de una cantera abandonada para efectuar el vertido de materiales procedentes de desechos de vehículos para su eliminación.

Las gestiones practicadas por el Seprona determinan que la procedencia de los residuos es de una empresa familiar tradicionalmente dedicada a la chatarra y autorizada en la gestión de residuos peligrosos únicamente para baterías.

Los responsables de la empresa han negado la peligrosidad de los materiales vertidos, aduciendo que eran depositados con normalidad en el vertedero del Centro Ambiental de Málaga (C.A.M.).

Por otro lado, los conductores de los camiones imputados han manifestado desconocer que los mismos sean peligrosos, mientras que el palista se ha negado a declarar ante la Guardia Civil.

El Seprona ha contado en esta investigación con la colaboración del Instituto del Agua de la Universidad de Granada, del Instituto Geológico Minero y de la Delegación Provincial de Medio Ambiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here