MOTRIL (GRANADA), 3 (EUROPA PRESS)

El temporal de lluvia y viento que azota el litoral granadino ha arrasado más de 500 hectáreas de invernaderos “convirtiéndolos en un amasijo de hierro y plástico”, lo que supone “la ruina” para un millar de familias de la zona que viven de estos cultivos, según informó hoy a Europa Press el secretario general de COAG Granada, Emilio Rodríguez.

El fuerte viento ha quemado hectáreas enteras de pimientos, habichuelas, guisantes, sandías y melones, mientras que las lluvias de los últimos días han supuesto entre un 10 y 15 por ciento de pérdida de la producción del tomate cherry, uno de los productos “estrella” de la costa granadina. El fuerte viento ha quemado los frutos mientras que el agua, que en algunos invernaderos ha alcanzado un metro de altura, ha podrido las raíces.

Rodríguez calificó la situación de “siniestro total”, al tiempo que anunció que su organización, que aún está realizando una valoración de los daños, estudia solicitar ayudas y subvenciones para los agricultores afectados, que en algunos casos, ha supuesto una pérdida del cien por cien de sus cultivos.

El responsable de COAG Granada calificó de “lamentable” los destrozos que ha ocasionado el temporal de Poniente en la costa granadina, “sobre todo si tenemos en cuenta que hace un par de años que no levantamos cabeza con incendios, tornados, plagas, y bajos precios que nos mantienen asfixiados y que han motivado que muchos agricultores abandonen sus tierras”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here