El partido morado tilda como “publirreportaje” una entrevista publicada recientemente con el patrocinio de Ferrovial. Esta empresa es la propietaria de INAGRA, concesionaria del servicio de basuras en Granada.

El periódico digital El Confidencial ha publicado recientemente (13/09/2018) una entrevista al Sr. Alcalde de Granada. Esa entrevista no es, en realidad, una entrevista sino un publirreportaje patrocinado por la empresa Ferrovial (que gestiona el servicio público de limpieza a través de INAGRA).

Según Podemos, la ciudad que describe no es Granada, sino una ciudad imaginaria que debería llamarse “Cuenquilandia”:

Que un servidor público tenga que recurrir a los favores de una empresa concesionaria para publicitar su imagen evidencia claramente su necesidad de hacernos olvidar que un 30% de la población granadina vive en riesgo de exclusión social y que sufrimos una tasa de desempleo que se sitúa en torno al 25%. Al Sr. Alcalde no parece preocuparle que nuestra ciudad esté sometida a la precariedad laboral y salarial y a la constante subida de los alquileres de las viviendas.

Cuando el alcalde Cuenca habla del turismo lo hace sin criterio de conjunto. No ofrece ninguna propuesta para evitar que Granada se convierta en un gran parque temático que expulse a la población autóctona de los barrios más emblemáticos.

En cuanto a los presupuestos municipales, es injusto que el señor Cuenca culpe a la oposición de la inexistencia de aquellos, cuando la principal causa de tal hecho es la incapacidad del equipo de gobierno para elaborar siquiera un borrador que responda a los grandes problemas de Granada y proponga un proyecto de ciudad. Mientras, los proveedores sustituyen a los bancos en la financiación al Ayuntamiento, habiendo aumentado el tiempo medio para el pago de las facturas. Este ha pasado, en efecto, de 98 días en abril de 2016 hasta los 178 de junio de 2018 (según los propios datos municipales).

El Sr. Alcalde no hace ni una sola mención a los graves problemas que sufren los barrios de Granada, a la creciente desigualdad entre barrios ricos y barrios pobres, a un abandono de zonas enteras de la ciudad del que son testigos, por ejemplo, los cortes eléctricos en la zona norte. Tampoco a los problemas del transporte público, uno de los más caros de Andalucía.

No es cierto, pese a lo afirmado por el Sr. Alcalde, que hayan bajado los impuestos. Al contrario, el PSOE ha recogido el testigo de las subidas del IBI iniciadas por el PP en los últimos años. La ciudadanía no ve proporcionalidad entre la calidad de los servicios que recibe y la carga tributaria que soporta.

Ya sabemos que el Sr. Alcalde ha permanecido ausente y mudo ante el despilfarro de millones ocasionado por una fusión hospitalaria que luego hubo que revertir. También está de perfil respecto de la conexión ferroviaria. Contrasta su descripción de una ciudad moderna y tecnológica con la realidad de una Granada que no tiene trenes, lo que es responsabilidad de los sucesivos gobiernos estatales y andaluz y la desidia de representantes políticos del bipartidismo en la ciudad.

Granada sufre una verdadera crisis ética cuando sus dos últimos alcaldes han sido imputados.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here