La provincia de Granada ha cumplido más de 1.000 días aislada por ferrocarril, un hecho que no ha sucedido en ninguna otra ciudad de España y que supone un grave perjuicio a su economía y a su empleo.

Este aislamiento ferroviario está generando una pérdida de competitividad en Granada, lo que la sitúa en un plano de desventaja respecto a otras ciudades de su entorno que no se han visto perjudicadas por medidas como las que han provocado los 1.000 días sin tren.

La Mesa por el Ferrocarril, compuesta por una representación de la sociedad granadina (agentes sociales, instituciones, formaciones políticas, asociaciones, etc.), hastiada por la situación en la que Granada se ve inmersa de manera injusta e injustificada, ha decidido convocar una concentración ciudadana, en la puerta de la Subdelegación del Gobierno como protesta por un aislamiento ferroviario que ha superado los 1.000 días.

La Mesa por el Ferrocarril siempre ha entendido que la lucha contra el aislamiento ferroviario es una prioridad social, a la que está invitada toda Granada pues es toda la provincia la principal perjudicada. Es por ello que exige de sus representantes que no cejen en la defensa del interés de Granada ante esta injusticia manifiesta.

La Mesa por el Ferrocarril reconoce que el sector ferroviario de la ciudad de Granada siempre ha sido muy importante, tanto desde el punto de vista cuantitativo como desde el cualitativo. Por ello entiende que, la suspensión de los servicios ferroviarios en Granada supone un daño muy importante contra un sector histórico que ha sido desmantelado de manera paulatina e inexorable.

La Mesa por el Ferrocarril siempre ha mantenido y mantiene que las tres reivindicaciones que se le deben hacer al Gobierno central siguen a día de hoy plenamente vigentes, pues desgraciadamente no ha cambiado nada desde que se cerrara el tráfico ferroviario de Granada hace casi 3 años: fin del aislamiento ferroviario, reconectando por Moreda con Madrid y Barcelona; licitación de los tramos de la Variante de Loja cuyos proyectos ya estaban aprobados; soterramiento de la entrada del ferrocarril en Granada por los distritos Chana, Ronda y Beiro ; en definitiva, lo recogido por todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Granada, mediante declaración institucional, y a través de una transaccional aprobada por todos los grupos parlamentarios con representación en el Congreso de los Diputados.

Es necesario que Granada no se quede fuera de proyectos que son fundamentales para su desarrollo y crecimiento. Su tejido empresarial necesita de infraestructuras potentes que permitan que Granada no pierda competitividad y siga siendo una plaza interesante para la inversión. El aislamiento ferroviario de Granada y una infraestructura que no sea de primera calidad, pone en peligro su inclusión el Corredor Mediterráneo, un objetivo irrenunciable para Granada.

La Mesa por el Ferrocarril demanda de todas las instituciones y ciudadanos que se unan a la lucha de Granada para evitar la prolongación de una situación que ha generado una serie de daños y perjuicios incalculables y que no tiene parangón en ninguna otra ciudad de nuestro país.

La Mesa por el Ferrocarril mantendrá su postura e insistencia hasta que Granada vea finalizado el aislamiento ferroviario, se confirme la llegada del ferrocarril, la ejecución de la Variante de Loja y se avance en el compromiso de integración y soterramiento en la ciudad de Granada.