Como parece que el Ayuntamiento de Granada aplica con rigor la ley del embudo en el tema de “los recortes”, Mayte Olalla ha denunciado la situación a que se ven abocados los conserjes de los colegios públicos de Granada al haberse cambiado la empresa concesionaria del servicio y las condiciones en que se presta, en contraposición a la de los muy bien remunerados ocho tenientes de alcalde de que disfruta nuestra capital.

Mayte Olalla
Mayte Olalla

Mayte Olalla  ha exigido al equipo de gobierno del Partido Popular en el Ayuntamiento de Granada que investigue “desde ya” la situación de Coyma, la empresa empresa en la concesión del servicio de conserjerías de colegios públicos de la capital, tras haber tenido conocimiento de la presencia de irregularidades en los contratos.

La concejal y portavoz de UPyD en el Ayuntamiento granadino ha especificado que una de ellas podría ser la discriminación de esos ordenanzas por sexo, de modo que a los hombres se les ha hecho un contrato indefinido y a las mujeres uno temporal. Sería una “nueva barbaridad” que unir a lo que ya denunció la última semana: la concesión “escandalosa” a la citada empresa de ese servicio aunque se sabía que eso implicaba automáticamente un recorte del 41% en los salarios de los ordenanzas.

“Nos parece increíble que el Ayuntamiento quiera ahorrar 40.000 euros al año a costa de los más débiles, de los que trabajan siete horas al día y cobran 654 euros brutos al mes, con pagas extras incluídas, y sin embargo mantenga a ocho tenientes de alcalde que cobran más”, ha destacado la edil.

Asimismo, ha criticado que a partir de el Consistorio se diga que esa considerable reducción de los sueldos que trajo consigo el cambio de empresa en la concesión (antes ese servicio lo llevaba a cabo la empresa Clece) es “perfectamente legal”. A su entender no lo es de ningún modo, y así se desprende de un informe de la Inspección de Trabajo “que dice que la subrogación tiene que hacerse respetando las condiciones que existían, y es obvio que eso no ha ocurrido aquí”.

Como es público y notorio, Mayte Olalla denunció hace algunos días que el Ayuntamiento había hecho una “baja temeraria” en la concesión del servicio de conserjerías, porque en el pliego de condiciones estableció un sueldo máximo de 11 euros por hora, lo cual ya implicaba automáticamente una pérdida de calidad de las condiciones laborales de los trabajadores, y después reconoció la oferta de Coyma, que facilitaba 8,91. “Está claro que eso no se puede hacer sin que los trabajadores salgan perdiendo”, sentenció.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here