En una asamblea celebrada ayer sábado, los trabajadores de Inagra aceptaron las rebajas de salarios y el aumento de horas de trabajo propuestas por la empresa y decidieron terminar con la huelga.

Aunque se desconocen los motivos que llevaron a cada uno de los aproximadamente doscientos asistentes a la asamblea a cambiar su posición desde el apoyo numantino a la huelga a una aceptación de las condiciones ofrecidas por al empresa en su última reunión en el SERCLA, es posible (esto es pura especulación) que éstas hayan sido algunas de ellas:

– los trabajadores han perdido por goleada la batalla de la imagen; al haberse hechos públicos sus ingresos y de sus condiciones de jornada y trabajo, una buena parte de la ciudadanía ha pensado que se trata de una posición insolidaria y que trata de mantener privilegios laborales que otros trabajadores no tienen a costa de esos propios ciudadanos

– la empresa se ha cerrado en banda a negociar sin ajustarse al nuevo marco de relaciones con el Ayuntamiento (menos dinero, hablando en plata) y no hay forma de que ese marco cambie

– el Ayuntamiento ha recurrido rápidamente a los argumentos de salud pública y estado de necesidad para amagar con asumir los servicios que no le presta la empresa por la vía de emergencia llamando, si fuera necesario, a la UME o incluso contratando a otra empresa para que preste el servicio. Ya lo hizo en el caso de la huelga de autobuses al ferial de hace algunos años y desde entonces no ha habido más protestas.

– quince días de huelga suponen casi mil euros menos para un trabajador recién incorporado a los puestos más bajos del escalafón y casi dos mil para un conductor de camión de recogida; es mucho más dinero de lo que les supone el recorte propuesto por la empresa y mantenerse en esa postura les hubiese llevado a una huelga “antieconómica”, sobre todo si se hubiese mantenido más tiempo y al final tampoco se hubiese conseguido nada.

Desde ayer mismo ya se está recogiendo la asura y en dos o tres días es posible que todo vuelva a la normalidad.

Por supuesto, de todo esto no habrá responsables ni nadie admitirá su responsabilidad en la mala imagen que ha transmitido la ciudad durante esto días.

Basura en el albaicín

1 Comentario

  1. Bravo por los trabajadores han sido un ejemplo de union ,no importa lo que digan,sobre si ha servido o no ,no hacer nada si que no sirve estas protestas continuas son anuncios de cambios por venir ,algo está cambiando y esto son sintomas de que estamos perdiendo el miedo ,si aprietan los grilletes los gritos seran mas fuertes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here