Dos organizaciones con filosofía verde que comparten los postulados de la movilidad sostenible han presentado conjuntamente alegaciones al Plan de Movilidad Urbana que tramita el gobierno municipal del PP. Esta mañana Jesús García, coordinador de Granada al Pedal, y Mario Ortega, coportavoz de Primavera Andaluza, se han citado en la Plaza del Carmen para registrar lo que para ellos es «una visión contraria a la que defiende el Partido Popular.»

 

Granada al Pedal y Primavera Andaluza comparten la alternativa de lo que debe ser un modelo de movilidad que no priorice la motorización y defienda la eficiencia energética, la calidad ambiental, la salud ciudadana, el acceso social y equitativo y la distribución espacial e intermodal del transporte público, la peaotnalización y la bicicleta.

1_Jesus_Garcia_Manuel_Morante_Mario_Ortega

Jesús García ha defendido el trabajo realizado por Granada al Pedal en los últimos años, «que hemos plasmado en estas alegaciones. Reconocemos que hay cosas que no tienen vuelta atrás y ya lo avisamos, como el soterramiento en algunos tramos y el trazado del metro ligero, pero ahora, una vez que se concluya la obra hay que dar prioridad a esa infraestructura y apostar por la intermodalidad total con la bicicleta y el resto  del transporte público.»

 

Por su parte Mario Ortega, a puesto de manifiesto las carencias del plan del gobierno municipal. «No cuenta con estudio de repercusión económica, ambiental y sobre la salud, y no tiene en cuenta el potencial de generación de empleo ni la mejora de la calidad del aire de un modelo como el que defendemos.»

 

García insiste en la necesidad de un proyecto global que perciba la movilidad en la Granada metropolitana como «un problema a resolver. No se puede seguir presionando con el coche a la ciudad, es absurdo y hay alternativas eficientes en todos los sentidos, el pequeño y mediano comercio lo agradecería.»

 

Las cifras que Ortega ha dado para defender el plan verde parecen demoledoras. Reducción en ciento veinticinco toneladas de CO2 emitidas anualmente, ahoro de 80 millones de euros al año en combustibles fósiles, tres mil empleos generados, y reducción de 90 millones de euros en tiempo laboral perdido. Unas cifras que se presentan en el plan de modo sencillo «para que las entienda hasta nuestro alcalde, más partidario de soluciones drásticas de tipo militar que de la política, la participación y la democracia.» En clara alusión a sus últimas manifestaciones con motivo del conflicto laboral de las basuras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí