Los trabajadores del sindicato Comisiones están viviendo la paradójica situación de que su empresa, el propio sindicato, pretende aplicar para sí mismo las medidas de la reforma laboral realizada por el Partido Popular contra las que se vienen manifestando.

Los recortes presupuestarios y las reformas llevadas a cabo por el gobierno de Mariano Rajoy han dado lugar a una merma significativa de los ingresos de las centrales sindicales por lo que éstas pueden acogerse a las facilidades para el despido de generadas por la última reforma laboral y ya se ha anunciado la ejecución de un ERE que afectará a buena parte de la plantilla del sindicato.

Por ello, los trabajadores de CC.OO. han hecho público el comunicado que se recoge a continuación y advierten de la posibilidad de una huelga de sus propios trabajadores.

Hace seis meses que CC.OO. de Andalucía inició un proceso para aprobar un “plan de optimización” que afectaba gravemente a las condiciones de trabajo de su personal asalariado. Sin embargo, CC.OO. NO CONTÓ con la opinión y participación de los representantes de los trabajadores para aprobar dicho plan.

En el citado plan se prevé una distribución de los gastos de un 35% para los sindicalistas electos (que suponen actualmente un 12,5% del personal asalariado) y un 25% para el personal de estructura (que suponen actualmente el 40% del personal asalariado).

A finales de octubre la dirección de CC.OO. comunica a los trabajadores que va a plantear un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) que implicará un elevado número de despidos, sin precisar cuántos, ni ofrecer ningún dato que indique en qué medida afectará el ERE a los trabajadores.

No obstante, a finales de noviembre la dirección de CC.OO. pospone el ERE, manteniendo durante seis meses a la plantilla en una incertidumbre total, con falta de información y constantes rumores no confirmados de despidos.

El pasado 30 de noviembre, sin comunicarlo a la representación legal de los trabajadores, la empresa despide a 26 trabajadores de CC.OO. alegando la falta de presupuesto de los programas para los que están contratados estos trabajadores, cuando la realidad es que han solicitado financiación para esos programas con la intención de contratar a sindicalistas y despedir a los técnicos.

El mismo día, la dirección de la empresa decide denunciar el convenio colectivo, es decir, plantea la negociación de un nuevo convenio, negándose a facilitar a los trabajadores datos sobre el ERE que anuncian que se implantará tras la negociación del convenio. También se niegan a firmar un acuerdo en el que se mantenga la vigencia del actual convenio en el supuesto de que no se llegue a un acuerdo.

Si no se llegara a un acuerdo, el convenio actual perdería su vigencia, es decir, no se aplicaría a los trabajadores (la llamada “ultraactividad”), ésta ha sido una de las medidas de la reforma laboral que la empresa pretende aplicar, y contra las que CC.OO. se ha manifestado y ha convocado tres huelgas generales.

Ante la falta de información, ante la falta de participación de los trabajadores, ante la falta de diálogo, ante la falta de coherencia con los principios del sindicato, los trabajadores de CC.OO. solicitan que por parte de la dirección de CC.OO. se inicie un proceso de negociación con transparencia, información y participación de los trabajadores en las decisiones que les afectan.

huelga EREcomisiones obreras (3)

huelga EREcomisiones obreras

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here