La parte de la huelga general transcurrida hasta el mediodía ha sido significativamente tranquila.

Como viene siendo habitual en estos casos, la Administración y las pocas grandes empresas de la provincia son los únicos focos donde cunde la mecha huelguista mientras que en las pequeñas empresas, el comercio y los profesionales el día de huelga es un día de trabajo más, con menos movimiento pero ideal para sacar adelante tareas atrasadas, limpiar el almacén u ordenar expedientes.

No hay que resaltar incidentes significativos en Granada, salvo las tensiones en la entrada de la fábrica Dhul, donde piquetes sindicales intentaban impedir la entrada de camiones con suministros para la producción y dos piqueteros han sido finalmente detenidos. También es destacable el destrozo que un grupo de unos quince individuos ha hecho en un supermercado Mercadona para llevarse productos sin pagar por ellos mientras gritaban consignas relacionadas con la huelga.

La Alhambra ha tenido que cerrar por falta de personal controlador y las obras públicas permanecían paralizadas a la vez que se han cumplido los servicios mínimos en el transporte urbano en la capital y en las líneas interurbanas. Tren y aeropuerto también se han limitado a cumplir escrupulosamente los servicios mínimos. En los colegios de la capital también ha habido un porcentaje considerable de aulas cerradas, si bien los alumnos que han quierido acudir y no tenían maestro han sido atendidos por el personal del centro.

En los hopitales la actividad ha sido normal aunque inferior a la mínima y el comercio permanece abierto en su inmensa mayoría aunque con menos movimiento del habitual en un miércoles porque muchos ciudadanos han optado por quedarse en casa ante la incertidumbre.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here