Hoy mismo, viernes 19 de julio, se ha perdido un estuche de lápices en el Metro de Granada en el coche que iba en dirección a Albolote sobre las 08:30h de la mañana.

A las 10:15 h el estuche ya estaba de vuelta en manos de su desconsolado propietario, un niño que aprovecha los trayectos diarios en el metro para hacer y colorear sus dibujos. Un pequeño gran drama para un niño.

Es verdad que es muy fácil quejarse cuando las cosas no funcionan bien pero también es cierto que es más difícil hacer un reconocimiento cuando la gente hace simplemente lo que es su deber. Por eso hoy toca agradecer al personal del Metro de Granada que todos ellos hayan hecho su trabajo eficientemente y le hayan alegrado la mañana a un niño que, seguramente, verá al propio Metro de otra manera a partir de hoy mismo.

Otro día nos tocará quejarnos por algo relativo al servicio o a algún trabajador o a lo que sea, que nadie es perfecto, pero hoy sólo era el día de dar las gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí